Vida nueva, acciones nuevas

Vida nueva, acciones nuevas
Si somos en Cristo hombres nuevos, podemos obrar y activar ese ser nuevo, asumirlo consciente y responsablemente, con libertad, hasta el despliegue de todas sus potencialidades. Somos y se nos apremia a ser hombres nuevos, a fraguar el nuevo ser que se nos da en Cristo. Es un camino de purificación, de liberación de todo aquello que daña nuestro propio ser y se opone al plan de Dios. A la vez que, por la muerte y resurrección de Jesús, nacimos hombres nuevos, también el hombre viejo murió, “fue crucificado con él” (Rom 6,6).
El hombre es y está llamado a ser hombre nuevo, hijo y hermano, hombre reconciliado y reconciliador, hombre comunitario y solidario, creador de una “nueva humanidad” (GS 30), agente de “un nuevo humanismo, en el que el hombre queda definido principalmente por la responsabilidad hacia sus hermanos y ante la historia” (GS 55).
Esta vida nueva que Dios nos ofrece trae consigo una nueva forma de actuar y comportarse. En el proceso de ir construyendo la vida nueva es necesario vaciar el corazón de sí y esforzarse por llenarlo de Dios. Es decir, dejar el hombre viejo marcado por el pecado y revestirnos del hombre nuevo, la santidad (Ef 4,22.24). El ser lleva al hacer: “todo árbol bueno da frutos buenos” (Mt 7,17).
La presencia de Jesús Resucitado entre nosotros se produce y se revela sólo gracias a otra presencia oculta y discreta, pero determinante, la del Espíritu Santo. “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado” (Rom 5,5).
Cuando Jesús resucitó y fue glorificado, envió el Espíritu a los que creían en Él: es lo que sucedió en Pentecostés. El Espíritu nos revela a Cristo como imagen de Dios invisible, nos une a Él y nos hace vivir en Él.
Si es verdad que el hombre nace inconcluso y crece mediante una experiencia de donación y de comunión hasta la perfección definitiva de la vida eterna, es también cierto que desde el inicio es sujeto espiritual irrepetible, abierto al infinito, llamado a vivir para los demás y con los demás; el Espíritu Santo acompaña e impulsa a cada hombre hacia la realización plena, inscrita en cada corazón y realizada en Jesucristo.
Ante todo, el Espíritu Santo nos infunde la gracia santificante, don gratuito que Dios nos hace de su propia vida, y que nos purifica y santifica para que seamos capaces de vivir y obrar según la vocación divina a la que hemos sido llamados.

Related posts

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies