Vídeos para la reflexión
SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
Textos y videos cristianos para reflexionar > PARA REFLEXIONAR > DIOS I > Reflexión del evangelio del Domingo de Ramos
Reflexión del evangelio del Domingo de Ramos
Publicado por Admin el 7/4/2017 (113 lecturas)


DOMINGO DE RAMOS/CICLO A
9 DE ABRIL DE 2017


JESÚS SE IDENTIFICA CON LAS VÍCTIMAS
Jesús llamaba a todos a buscar el reino de Dios y su justicia y solo se preocupaba de aliviar el sufrimiento de las gentes enfermas y desnutridas de Galilea. Fue ejecutado sin piedad en una cruz. En Jesús se nos revela Dios, identificado para siempre con todas las víctimas inocentes de la historia. En ese rostro desfigurado del Crucificado se nos revela un Dios sorprendente, que rompe nuestras imágenes convencionales de Dios y pone en cuestión toda práctica religiosa que pretenda dar culto a Dios olvidando el drama de un mundo donde se sigue crucificando a los más débiles e indefensos.
Los seguidores de Jesús no podemos separar a Dios del sufrimiento de los inocentes, no podemos adorar al Crucificado y vivir de espaldas al sufrimiento de tantos seres humanos destruidos por el hambre, las guerras o la miseria.
Dios nos sigue interpelando desde los crucificados de nuestros días. Nos hemos de rebelar contra esa cultura del olvido, que nos permite aislarnos de los crucificados desplazando el sufrimiento injusto que hay en el mundo hacia una "lejanía" donde desaparece todo clamor, gemido o llanto.
Cuando los cristianos levantamos nuestros ojos hasta el rostro del Crucificado, contemplamos el amor insondable de Dios, entregado hasta la muerte por nuestra salvación. Si lo miramos más detenidamente, pronto descubrimos en ese rostro el de tantos otros crucificados que, lejos o cerca de nosotros, están reclamando nuestro amor solidario y compasivo.



LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO DE RAMOS/A

1ª LECTURA
Lectura del libro de Isaías 50,4-7
Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los iniciados.
El Señor me abrió el oído. Y yo no resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos.
El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado. Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA
En este canto del Siervo de Yahvé se plantea el tema del ministerio por la palabra, el de la escucha atenta al designio de Dios, la resistencia ante los sufrimientos y agresiones que acarrea la misión y la confianza absoluta del Siervo en la protección y auxilio de Dios, que contrasta con la actitud del pueblo.
Sal 21, 8-9. 17-18a. 19-20. 23-24
R. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
• Al verme, se burlan de mí, hacen visajes, menean la cabeza: «Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libre, si tanto lo quiere». R:
• Me acorrala una jauría de mastines, me cerca una banda de malhechores; me taladran las manos y los pies, puedo contar mis huesos. R:
• Se reparten mi ropa, echan a suertes mi túnica. pero tú, Señor, no te quedes lejos; fuerza mía, ven corriendo a ayudarme. R:
• Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré. Fieles del Señor, alabadlo; linaje de Jacob, glorificadlo; temedlo, linaje de Israel. R:
2ª LECTURA
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 2,6-11
Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz.
Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor!, para gloria de Dios Padre. Palabra de Dios.
COMENTARIO A LA 2ª LECTURA
El apóstol Pablo presenta a Cristo despojado de su condición divina que pasó por esta vida haciéndose uno de nosotros y rebajándose hasta aceptar la muerte en la cruz. Por esto proclamamos que Jesús es el Señor.
EVANGELIO
Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 26,14-27,66
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Explorar artículos
Del partido de Dios Artículo siguiente


Buscar reflexiones




padrenuestro.net & elaccitano.com