SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
Textos y videos cristianos para reflexionar > CONSEJOS VIDA > CONSEJOS VIDA 17 > Humildad, cualidad del verdadero l?der
Humildad, cualidad del verdadero l?der
Publicado por Admin el 20/9/2013 (1876 lecturas)
Fernando S?nchez Argomedo (Yoinfluyo.com) nos ofrece un an?lisis profundo del valor de la humildad, c?mo trabajar en la construcci?n de esta virtud y sus beneficios.

Autor: Fernando S?nchez Argomedo | Fuente: Yoinfluyo.com

Humildad, cualidad del verdadero l?der

Quien por las circunstancias de la vida o por decisi?n propia encabeza un equipo de personas se habr? dado cuenta de la gran responsabilidad que conlleva esta actividad y posici?n que ocupa.

El verdadero l?der sabe que no puede trabajar aislado pensando solo en su propio beneficio, quien as? lo hace est? solamente guiando a un grupo de personas utiliz?ndolas para lograr sus intereses particulares. En este caso, las personas se convierten en objetos de uso, puesto que, si dejan de ayudarle a la consecuci?n de su bien particular, simplemente son desechadas o hechas a un lado.

Por el contrario, el verdadero l?der sabe que tiene una misi?n que cumplir y tambi?n reconoce que, al contar con un equipo de personas, estas deber?n ayudarle a lograr los objetivos al mismo que tiempo que la realizaci?n de ellos como personas. En este sentido hay tres metas en juego: la del equipo en conjunto -misi?n-; la de cada uno de los miembros de forma particular en relaci?n a la misi?n -realizaci?n personal-; y, finalmente, cada uno de los miembros del equipo en relaci?n a los dem?s -bien com?n-.

El l?der debe tener claro esas tres metas y buscar como el mejor director de una orquesta que haya armon?a en el trabajo. As?, con el ejemplo, el violinista seguir? al director pero al mismo tiempo desarrollar? su cualidad como violinista sin olvidar que forma parte de un grupo y que su actuaci?n puede afectar o hacer que el trabajo en conjunto sea toda una obra de arte.

Esta misi?n del l?der no la podr? realizar sin cualidades muy importantes. De acuerdo con Carlos Llano, quien posee la claridad filos?fica y entendimiento del hombre que dirige y act?a, el L?der o Director realiza tres principales actividades que son: Diagn?stico, Decisi?n y Mando. El Diagn?stico que le permite al l?der conocer la realidad, la Decisi?n que parte del entendimiento de la realidad para saber qu? se debe hacer, y el Mando que es la actividad que ejerce con los miembros de su equipo d?ndoles las pautas a seguir y asegurando el resultado.

Nos detendremos en la primera actividad que es el Diagn?stico. Entender la realidad, sobre todo en estos d?as en los que los medios la presentan tan desfigurada, no es un asunto trivial. Sin embargo, resulta fundamental; por eso el maestro Carlos Llano nos da la clave para poder realizar esa actividad de forma adecuada. Hace ?nfasis en la aptitud del l?der que requiere de dos cualidades que podr?amos llamar h?bitos y, como hablamos de verdaderos l?deres responsables y ejemplares, quiz?s deber?amos hablar de virtudes: humildad y objetividad.

Humildad y objetividad son parte de la forma de ser de las personas. No basta con leer sobre la humildad y la objetividad y aprendernos sus significados; de nada nos servir?a un curso sobre ambos temas para poder saber que somos objetivos y humildes. Por lo tanto, es necesario hacer esos conceptos nuestros y que formen parte de nuestra persona al grado de que, como los conductores que manejan un auto de velocidades, ya no necesitan ver la palanca ni el mapa que indica donde est?n.

La objetividad no es otra cosa que la realizaci?n de un proceso de pensamiento que reconoce que la Verdad existe y que la realidad ES en la medida en que se apega a la Verdad. Si uno tiene enfrente un tenedor, que es un objeto material con ciertas caracter?sticas evidentes, ser?a absurdo decir que es un cuchillo, por m?s que mal usemos a veces el tenedor para cortar la comida suave o para otras cosas. Resulta que hoy en d?a hay personas que piensan que todo es relativo y, por tanto, un tenedor no es un tenedor sino depende de quien lo observa, y para esto crean una cantidad de elucubraciones y demostraciones que son m?s complejas que la evidencia que no requiere nada m?s que el sentido com?n.

En el mismo ejemplo, para que cada uno podamos conocer de manera correcta al objeto y podamos finalmente definirlo, necesitamos informaci?n derivada de la observaci?n. Es un objeto peque?o, accesible a la mano, con un mango fino que en uno de sus extremos tiene puntas separadas.

Utilic? un ejemplo tonto y simple para entender que la realidad existe y que, como todas las cosas, tiene un principio elemental. Sin embargo, el escenario podr?a complicarse cuando alguien intente hablar o explicar el objeto como lo estoy haciendo yo, es decir, sin que nadie vea f?sicamente al objeto en cuesti?n. En lugar de mencionarlo por su nombre podr?a decir que vi un objeto con un mango accesible a la mano, esta explicaci?n deficiente de mi parte no hace que el tenedor deje de ser tenedor. Simplemente la informaci?n que he dado sobre el mismo es insuficiente.

M?s complicado si otra persona que tambi?n vio f?sicamente el mismo tenedor interviene y explica que es un instrumento de metal con puntas. Habr?a dos explicaciones aparentemente diferentes sobre el mismo objeto, pero una vez m?s, el objeto no dejar?a de existir.

El l?der necesita tomar decisiones para lograr los objetivos. Vamos a suponer, siguiendo con nuestro ejemplo, que este l?der es un organizador de eventos y necesita saber si hay tenedores y que est? escuchando mi explicaci?n junto con la del otro, pero sin ver el objeto. Ambos estamos viendo y explicando partes de una misma verdad. Si el l?der organizador de eventos es un verdadero e inteligente l?der no ir? a comprar m?s tenedores. Se asegurar? de que la informaci?n que est? recibiendo sea suficiente, y si no lo es, pedir? m?s datos para saber que, efectivamente, si hay tenedores.

Este proceso de allegarse a la informaci?n suficiente es fundamental para el l?der que necesita tomar decisiones, y es el proceso que requiere para poder entender la realidad, en este caso una realidad externa a ?l. Esto lo hace una persona objetiva.

La humildad es muy similar a la objetividad que pretende entender la realidad, pero enfocada en el reconocimiento y observaci?n de lo que somos nosotros. En este caso el proceso es mucho m?s complicado y dif?cil porque implica conocernos. Hay dos v?as para conocernos: una es analizando nuestros actos y otra escuchando a quienes se refieren a nosotros. El ejercicio serio de la humildad implica utilizar ambas v?as para conocerse. Es un ejercicio que no cualquier persona es capaz de hacer, el escuchar sin refutar lo que se habla de uno, independientemente de que sea o no cierto, pues al final esto puede ser un percepci?n que emane de una forma de actuar.

El verdadero l?der es quien se conoce a s? mismo, sabe de sus capacidades o fortalezas y de sus debilidades y que, al conocerlas, puede incidir en ?l mismo para utilizar sus capacidades en la consecuci?n del fin y, al mismo tiempo, sabr? qu? necesita para poder suplir o eliminar algunas de sus debilidades.

Un verdadero l?der no es quien se sabe perfecto, sino quien sabe qui?n es, que conoce, reconoce y admite sus defectos y hace con ese conocimiento de s? cosas grandes.

El l?der humilde tendr? el tiempo y la capacidad para conocer a quien dirige e influir en ellos para lograr cosas inimaginables.

M?xico necesita l?deres humildes, capaces de comprender la realidad, de reconocer el bien com?n y de entender, conociendo la verdad sobre los seres humanos, es decir su naturaleza, que su trabajo es necesario y urgente.

fsanchez@yoinfluyo.com
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior EL SILENCIO Y tu, ¿qué haces con tus Problemas? Artículo siguiente
Siguenos en:





padrenuestro.net & elaccitano.com