SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
DOMINGO DE RAMOS
Publicado por Admin el 21/3/2010 (7477 lecturas)
LEMA:
?Que en fraterna comuni?n, te alabe nuestro coraz?n, Se?or?

I. META: Los J?venes reflexionan y celebran la entrada triunfal a Jerusal?n, mediante actividades y din?micas, con el fin de que se sientan motivados a participar durante la Semana Mayor en su Centro Pastoral.

II. LOCAL: Se recomienda un lugar amplio y bien ventilado, en cuya parte central se encuentre una imagen de Jesucristo, la cual debe reflejar la entrada triunfal a la Ciudad de Jerusal?n, dicha imagen deber? ser lo suficientemente grande para poder distinguirse claramente a cualquier distancia. Tambi?n, colocar en lugares estrat?gicos, frases relativas a la celebraci?n del Domingo de Ramos, por ejemplo:
"Salva a tu pueblo, bendice tu tierra" (Sal 28,9)
?Bendito el que viene en nombre del Se?or!... (Lc 19, 28)
Jes?s, Hijo de David, Rey de la paz y de la justicia.
"?Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el Rey de la gloria" (Salmo 23, 7-10)
?Que viva mi Cristo, que viva mi rey...?.

(La imagen a la que se hizo referencia en la parte superior, puede ser hecha sobre tela de manta, pintada y decorada empleando colores llamativos)

III. RECEPCI?N: Proporcionar un gafete para cada participante (imagen 1 del anexo 1); en la parte central del mismo, cada joven escribir? su nombre.

IV. BIENVENIDA: Se da por el coordinador del d?a. Deber? aprovecharse la oportunidad para agradecer a los j?venes su asistencia, y para invitarlos a participar con mucho ?nimo en cada una de las actividades del d?a, como una forma de disponerse para un encuentro con el amigo que nunca falla. Finalmente, hacerles indicaciones en lo que se refiere al local y pedirles que pongan sus celulares en la modalidad de vibraci?n, silencio o apagado.

V. ORACI?N INICIAL:
Requerimientos:
? Reflexi?n "Domingo de Ramos? (Grabaci?n, descargarla en la p?gina de la Pastoral Juvenil)
? Papelitos de colores con forma de globo (imagen 2 del anexo 1)
? Plumones
? Canci?n de Jesed: ?Viva Cristo Rey! (Descargar en la p?gina de la Pastoral Juvenil)
? Una copia del Salmo 47 para cada equipo (anexo 2)
? Imagen de la entrada triunfal de Jes?s a la ciudad de Jerusal?n, que deber? estar colocada donde pueda ser vista por todos los participantes.

Desarrollo:
?sta se llevar? a cabo en dos momentos. En el primer momento se trabajar? en torno a la reflexi?n "Domingo de Ramos: Entrada triunfal", y posteriormente tendr? lugar la oraci?n propiamente dicha, mediante el Salmo 47

Coordinador del d?a: ?Qu? tal, chavos? Es un gusto que nos acompa?en este d?a, en el que conmemoraremos el Domingo de Ramos. Vamos a empezar nuestras actividades con un momento de reflexi?n y oraci?n, por lo tanto, dispongamos nuestro coraz?n. A continuaci?n escucharemos con atenci?n la meditaci?n "Domingo de Ramos: Entrada triunfal". Ahora tomemos unos minutos para buscar en nuestro interior qu? respuesta queremos dar ante lo que acabamos de escuchar. Para ello, nos proporcionar?n un papelito con forma de globo, donde anotaremos nuestro nombre y una frase mediante la cual queramos saludar a nuestro Dios, que hoy se nos presenta como el Rey de toda la tierra; esta din?mica la llevaremos a cabo mientras contemplamos con amor la imagen de Jes?s entrando a la ciudad de Jerusal?n y escuchamos la canci?n (si se cuenta con los medios se puede proyectar el video de la canci?n) de Jesed titulada ??Viva Cristo Rey!?.
Para terminar, nos formaremos en equipos de tres integrantes; entonces cada grupo leer? con voz fuerte y pausada el vers?culo del Salmo 47 que se le asigne. Concluiremos este momento con un Padre Nuestro y un Ave Mar?a.

VI. MOTIVACI?N/UBICACI?N
Requerimientos:
? Din?mica: c?rculos conc?ntricos
? Hoja con las preguntas de reflexi?n del Anexo 3
? M?sica de fondo que propicie la reflexi?n

Desarrollo:
Realizar la din?mica: c?rculos conc?ntricos, cuyo proceso se menciona a continuaci?n. Los participantes se situar?n en dos c?rculos conc?ntricos. Los del c?rculo interior se colocar?n mirando hacia fuera, de manera que tengan en frente su pareja del c?rculo exterior. El director/a del juego ir? leyendo unas preguntas de reflexi?n -las del Anexo 3- que ser?n el tema de conversaci?n de las parejas, cuando el animador/a diga ??ya!?, girar? el c?rculo exterior un lugar, si anteriormente habl? solamente el del c?rculo exterior, ahora s?lo hablar? el del c?rculo interior; se continuar? con el juego hasta que se hayan analizado todas las interrogantes.

Coordinador del d?a: J?venes, empezaremos las actividades fuertes de nuestro d?a con una din?mica que sin duda resultar? muy entretenida, s?lo les pedimos, que tengan la mejor de las disposiciones para realizarla. Jugaremos a los c?rculos conc?ntricos, pero durante esta din?mica nuestra prioridad ser? reflexionar. Por esa raz?n, la llevaremos a cabo con una apropiada m?sica de fondo.

VII. DESCRIPCI?N DE LA EXPERIENCIA
Requerimientos:
? Din?mica para dividirse en equipos de tres integrantes: los animales
? Papeleta con preguntas (Anexo 4)

Desarrollo:
Realizar la din?mica: los animales, la cual se describe a continuaci?n. A cada uno se le entrega un papel con el nombre de un animal (la cantidad de animales depender? de la cantidad de grupos que se quieran formar), cuando todos tengan su animal comenzar?n a realizar el sonido de ?ste, buscando sus iguales. Una vez formados los equipos, dar?n respuesta a las preguntas de la papeleta que les proporcionar? el equipo organizador.

Coordinador del d?a:
Despu?s del momento de reflexi?n de la actividad anterior, vamos a relajarnos un poco con esta divertida din?mica, que adem?s nos ayudar? para formarnos en equipos de trabajo con los cuales podamos seguir el itinerario del d?a. ?Qu? les parece, chicos?, ?listos?, ?pues a divertirnos! Ahora que ya estamos en equipos, contestaremos las interrogantes de nuestras papeletas.

VIII. AN?LISIS EXPERIENCIAL
Requerimientos:
? Proyector multimedia y laptop
? Presentaci?n en power point de los puntos m?s importantes del art?culo titulado ?Domingo de pasi?n o de ramos? (Sugerencias: Emplear variadas im?genes de la entrada triunfal de Cristo y fotos del grupo juvenil relacionadas con el texto)
? Encargado de exponer el tema

Desarrollo:
El coordinador del d?a invitar? a los chavos a relajarse, poner la mente en blanco y sentarse c?modamente en el suelo. Entonces, dar? la se?al para que inicie la proyecci?n de las diapositivas, en relaci?n con las cuales el encargado de la exposici?n har? las observaciones pertinentes.

Domingo de pasi?n o de ramos

El domingo de pasi?n -m?s conocido como domingo de ramos- inaugura la semana santa. De acuerdo con la r?brica, "en este d?a la Iglesia celebra la entrada de Cristo en Jerusal?n para realizar su misterio pascual". Los cuatro evangelistas relatan este acontecimiento y subrayan su importancia. Jes?s es presentado como el Rey-Mes?as, que entra y toma posesi?n de su ciudad. Pero no entra como un rey guerrero que avanza con su gran ej?rcito, sino como un Mes?as humilde y manso, cumpliendo as? la profec?a de Zacar?as (9,9): "He aqu? que tu rey viene a ti; ?l es justo y victorioso, humilde y. montado en un asno".
La procesi?n. La caracter?stica de la procesi?n es el j?bilo, gozo que anticipa el de pascua. Es una procesi?n en honor de Cristo rey; por eso los ornamentos son rojos y se cantan himnos y aclamaciones a Cristo. La Iglesia realiza los acontecimientos del domingo de ramos: lo que se lee en el evangelio se vive inmediatamente despu?s en la procesi?n.
La procesi?n no es simple ostentaci?n, sino algo muy real; en cierto sentido, m?s real que el mismo acontecimiento original, porque la Iglesia, al celebrar este hecho con fe y devoci?n, celebra el misterio que se oculta en ?l. El rey que nosotros aclamamos no es un personaje hist?rico, sino el que vive y reina por siempre. El significado de la entrada triunfal de Cristo solamente se percibe desde la fe. Jes?s entra "para llevar a cabo su obra mesi?nica, para sufrir, morir y resucitar".
La procesi?n nos transmite como una anticipaci?n o pregustaci?n del domingo de pascua. La alegr?a y el triunfo de pascua rompe as? la liturgia m?s bien sombr?a del domingo de ramos. Las palmas que se bendicen y se llevan en procesi?n, son emblema de victoria. "Hoy honramos a Cristo, el rey triunfador, llevando estos ramos". El responsorio que se canta al entrar en la iglesia menciona expl?citamente la resurrecci?n: "Al entrar el Se?or en la ciudad santa, los ni?os hebreos profetizaban la resurrecci?n de Cristo".
En la procesi?n del domingo de ramos, la Iglesia, adem?s de conmemorar un hecho pasado y celebrar una realidad presente, anticipa tambi?n su cumplimiento final. La Iglesia espera la completa realizaci?n del misterio al final de los tiempos. Esta nota escatol?gica est? contenida en la oraci?n que se dice en la bendici?n de los ramos: "A cuantos vamos a acompa?ar a Cristo aclam?ndolo con cantos, conc?denos entrar en la Jerusal?n del cielo por medio de ?l". Una de las peticiones de laudes, dirigida a Cristo, contiene tambi?n este ansia de la plenitud futura. "T? que subiste a Jerusal?n para sufrir la pasi?n y entrar as? en la gloria, conduce a tu Iglesia a la pascua eterna".
Liturgia de la palabra. Este domingo se llama de dos maneras: domingo de ramos y tambi?n domingo de pasi?n. Ramos por la victoria y pasi?n por el sufrimiento. La procesi?n es heraldo de la victoria de pascua; en cambio, la liturgia de la palabra que le sigue nos sumerge en la liturgia del viernes santo. Cristo vencer? efectivamente, pero lo har? por su pasi?n y muerte.
Vincent Ryan
Cuaresma-Semana Santa
Paulina. Madrid-1986. P?gs. 73ss.

IX. VALORACION CRISTIANA
Requerimientos:
? T?cnica de corrillos
? Din?mica para formarse en equipos de cuatro integrantes
? Material de lectura ?S.S. Benedicto XVI, Homil?a durante la celebraci?n del Domingo de Ramos y de la Pasi?n del Se?or, Semana Santa 2007?
? Plumones
? Papel bond

Desarrollo:
Realizar una din?mica para dividir al grupo en equipos de 4 integrantes. Puede utilizarse la din?mica: los caramelos; para realizarla se reparten caramelos al azar a cada uno de los participantes y se les pide que se re?nan con los que tienen el mismo color de envoltorio. Una vez formados en peque?os grupos, deber?n analizar, mediante la t?cnica de corrillos, el material de lectura que les ser? proporcionado.

La t?cnica de Corrillos se realiza en tres etapas: Preparaci?n, estudio y presentaci?n de resultados, mediante ella se pretende llegar a conclusiones precisas que habr?n de ser presentadas ante el grupo.
El equipo elegir? a un secretario y un moderador, este ?ltimo distribuir? el trabajo y conducir? al equipo en la discusi?n.
El equipo interactuar? durante cierto tiempo intercambiando opiniones.
Cada equipo plasmar? en papel bond sus conclusiones y las dar? a conocer al resto del grupo a trav?s del secretario, deber? permitirse que haya preguntas, de manera que sea posible llegar a un mejor acuerdo entre todos.
S.S. Benedicto XVI, Homil?a durante la celebraci?n del Domingo de Ramos y de la Pasi?n del Se?or, Semana Santa 2007
Plaza de San Pedro
XXII Jornada Mundial de la Juventud
Domingo 1 de abril de 2007
Queridos hermanos y hermanas:

En la procesi?n del domingo de Ramos nos unimos a la multitud de los disc?pulos que, con gran alegr?a, acompa?an al Se?or en su entrada en Jerusal?n. Como ellos, alabamos al Se?or aclam?ndolo por todos los prodigios que hemos visto. S?, tambi?n nosotros hemos visto y vemos todav?a ahora los prodigios de Cristo: c?mo lleva a hombres y mujeres a renunciar a las comodidades de su vida y a ponerse totalmente al servicio de los que sufren; c?mo da a hombres y mujeres la valent?a para oponerse a la violencia y a la mentira, para difundir en el mundo la verdad; c?mo, en secreto, induce a hombres y mujeres a hacer el bien a los dem?s, a suscitar la reconciliaci?n donde hab?a odio, a crear la paz donde reinaba la enemistad.

La procesi?n es, ante todo, un testimonio gozoso que damos de Jesucristo, en el que se nos ha hecho visible el rostro de Dios y gracias al cual el coraz?n de Dios se nos ha abierto a todos. En el evangelio de san Lucas, la narraci?n del inicio del cortejo cerca de Jerusal?n est? compuesta en parte, literalmente, seg?n el modelo del rito de coronaci?n con el que, como dice el primer libro de los Reyes, Salom?n fue revestido como heredero de la realeza de David (cf. 1 R 1, 33-35). As?, la procesi?n de Ramos es tambi?n una procesi?n de Cristo Rey: profesamos la realeza de Jesucristo, reconocemos a Jes?s como el Hijo de David, el verdadero Salom?n, el Rey de la paz y de la justicia.

Reconocerlo como rey significa aceptarlo como aquel que nos indica el camino, aquel del que nos fiamos y al que seguimos. Significa aceptar d?a a d?a su palabra como criterio v?lido para nuestra vida. Significa ver en ?l la autoridad a la que nos sometemos. Nos sometemos a ?l, porque su autoridad es la autoridad de la verdad.

La procesi?n de Ramos es ?como sucedi? en aquella ocasi?n a los disc?pulos? ante todo expresi?n de alegr?a, porque podemos conocer a Jes?s, porque ?l nos concede ser sus amigos y porque nos ha dado la clave de la vida. Pero esta alegr?a del inicio es tambi?n expresi?n de nuestro "s?" a Jes?s y de nuestra disponibilidad a ir con ?l a dondequiera que nos lleve. Por eso, la exhortaci?n inicial de la liturgia de hoy interpreta muy bien la procesi?n tambi?n como representaci?n simb?lica de lo que llamamos "seguimiento de Cristo": "Pidamos la gracia de seguirlo", hemos dicho. La expresi?n "seguimiento de Cristo" es una descripci?n de toda la existencia cristiana en general. ?En qu? consiste? ?Qu? quiere decir en concreto "seguir a Cristo"?

Al inicio, con los primeros disc?pulos, el sentido era muy sencillo e inmediato: significaba que estas personas hab?an decidido dejar su profesi?n, sus negocios, toda su vida, para ir con Jes?s. Significaba emprender una nueva profesi?n: la de disc?pulo. El contenido fundamental de esta profesi?n era ir con el maestro, dejarse guiar totalmente por ?l. As?, el seguimiento era algo exterior y, al mismo tiempo, muy interior. El aspecto exterior era caminar detr?s de Jes?s en sus peregrinaciones por Palestina; el interior era la nueva orientaci?n de la existencia, que ya no ten?a sus puntos de referencia en los negocios, en el oficio que daba con qu? vivir, en la voluntad personal, sino que se abandonaba totalmente a la voluntad de Otro. Estar a su disposici?n hab?a llegado a ser ya una raz?n de vida. Eso implicaba renunciar a lo que era propio, desprenderse de s? mismo, como podemos comprobarlo de modo muy claro en algunas escenas de los evangelios.

Pero esto tambi?n pone claramente de manifiesto qu? significa para nosotros el seguimiento y cu?l es su verdadera esencia: se trata de un cambio interior de la existencia. Me exige que ya no est? encerrado en mi yo, considerando mi autorrealizaci?n como la raz?n principal de mi vida. Requiere que me entregue libremente a Otro, por la verdad, por amor, por Dios que, en Jesucristo, me precede y me indica el camino. Se trata de la decisi?n fundamental de no considerar ya los beneficios y el lucro, la carrera y el ?xito como fin ?ltimo de mi vida, sino de reconocer como criterios aut?nticos la verdad y el amor. Se trata de la opci?n entre vivir s?lo para m? mismo o entregarme por lo m?s grande. Y tengamos muy presente que verdad y amor no son valores abstractos; en Jesucristo se han convertido en persona. Sigui?ndolo a ?l, entro al servicio de la verdad y del amor. Perdi?ndome, me encuentro.

Volvamos a la liturgia y a la procesi?n de Ramos. En ella la liturgia prev? como canto el Salmo 24, que tambi?n en Israel era un canto procesional usado durante la subida al monte del templo. El Salmo interpreta la subida interior, de la que la subida exterior es imagen, y nos explica una vez m?s lo que significa subir con Cristo. "?Qui?n puede subir al monte del Se?or?", pregunta el Salmo, e indica dos condiciones esenciales. Los que suben y quieren llegar verdaderamente a lo alto, hasta la altura verdadera, deben ser personas que se interrogan sobre Dios, personas que escrutan en torno a s? buscando a Dios, buscando su rostro.

Queridos j?venes amigos, ?cu?n importante es hoy precisamente no dejarse llevar simplemente de un lado a otro en la vida, no contentarse con lo que todos piensan, dicen y hacen, escrutar a Dios y buscar a Dios, no dejar que el interrogante sobre Dios se disuelva en nuestra alma, el deseo de lo que es m?s grande, el deseo de conocerlo a ?l, su rostro...!

La otra condici?n muy concreta para la subida es esta: puede estar en el lugar santo "el hombre de manos inocentes y coraz?n puro". Manos inocentes son manos que no se usan para actos de violencia. Son manos que no se ensucian con la corrupci?n, con sobornos. Coraz?n puro: ?cu?ndo el coraz?n es puro? Es puro un coraz?n que no finge y no se mancha con la mentira y la hipocres?a; un coraz?n transparente como el agua de un manantial, porque no tiene dobleces. Es puro un coraz?n que no se extrav?a en la embriaguez del placer; un coraz?n cuyo amor es verdadero y no solamente pasi?n de un momento.

Manos inocentes y coraz?n puro: si caminamos con Jes?s, subimos y encontramos las purificaciones que nos llevan verdaderamente a la altura a la que el hombre est? destinado: la amistad con Dios mismo.

El salmo 24, que habla de la subida, termina con una liturgia de entrada ante el p?rtico del templo: "?Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el Rey de la gloria". En la antigua liturgia del domingo de Ramos, el sacerdote, al llegar ante el templo, llamaba fuertemente con el asta de la cruz de la procesi?n al port?n a?n cerrado, que a continuaci?n se abr?a. Era una hermosa imagen para ilustrar el misterio de Jesucristo mismo que, con el madero de su cruz, con la fuerza de su amor que se entrega, ha llamado desde el lado del mundo a la puerta de Dios; desde el lado de un mundo que no lograba encontrar el acceso a Dios.

Con la cruz, Jes?s ha abierto de par en par la puerta de Dios, la puerta entre Dios y los hombres. Ahora ya est? abierta. Pero tambi?n desde el otro lado, el Se?or llama con su cruz: llama a las puertas del mundo, a las puertas de nuestro coraz?n, que con tanta frecuencia y en tan gran n?mero est?n cerradas para Dios. Y nos dice m?s o menos lo siguiente: si las pruebas que Dios te da de su existencia en la creaci?n no logran abrirte a ?l; si la palabra de la Escritura y el mensaje de la Iglesia te dejan indiferente, entonces m?rame a m?, al Dios que sufre por ti, que personalmente padece contigo; mira que sufro por amor a ti y ?brete a m?, tu Se?or y tu Dios.

Este es el llamamiento que en esta hora dejamos penetrar en nuestro coraz?n. Que el Se?or nos ayude a abrir la puerta del coraz?n, la puerta del mundo, para que ?l, el Dios vivo, pueda llegar en su Hijo a nuestro tiempo y cambiar nuestra vida. Am?n.

X. COMPROMISO

Requerimientos:
? Huano, no bendito.
? Hilo para amarrar

Se le entrega una ranita de huano a cada joven para que hagan alg?n signo o adorno peque?o que colocar?n junto a la imagen que sirvi? en la oracion inicial, donde se comprometan a organizarse por equipos, para algunas pantacartas o porras hacia Jesus para el domingo de ramos, llevar globos, banderitas etc.
Los j?venes pasan a colocar sus ramitas mientras se escucha el canto de Jesed: ?Viva Cristo Rey!.

Algunas frases que se pueden utilizar: ?Hosana, al hijo de David?; ?Bendito el que Viene en nombre del Se?or?; ?Viva Cristo Rey?.


I. ORACI?N FINAL


Jes?s de Nazaret sigue hoy en nosotros haciendo historia, continuando su historia a trav?s de la nuestra si es que nos dejamos moldear por su presencia. Y hoy, como hace m?s de 2000 a?os, lo aclamamos como Nuestro Rey y Se?or.
Agradeci?ndole el don de la vida que nos ha dado y pidi?ndole que nos bendiga, le ofrecemos vivir los d?as santos con disponibilidad al servicio e invitando a m?s chavos para acercarse a ?l.
Te pedimos, amigo Jes?s por intercesi?n de tu madre, la Virgen Mar?a, la que escuch? y cumpli? la palabra, que tambi?n nosotros, como ella, seamos tus disc?pulos y tus enviados. A cada petici?n responderemos: QUEDATE CON NOSOTROS SE?OR

T? que has hecho camino con nosotros,
t? que te has acercado a nuestras dudas,
a nuestros temores, a nuestros des?nimos:

?QU?DATE CON NOSOTROS SE?OR!

T? que nos has abierto la Escritura
y con tu palabra y tu presencia
has hecho arder nuestro coraz?n:

?QU?DATE CON NOSOTROS SE?OR!

T? que has aceptado no abandonarnos
al declinar el d?a.
T? que has compartido nuestro techo
y has partido para nosotros el pan:

?QU?DATE CON NOSOTROS SE?OR!

T? que nos has devuelto el ?nimo
y has hecho renacer en nosotros el gozo;
t? que nos env?as a anunciar
a los que tienen miedo,
que nos precedes en el camino
y nos preparas la mesa:

?QU?DATE CON NOSOTROS SE?OR!

Tu que eres nuestro Rey y Se?or
Ense?andonos el valor de la amistad, el servicio y la ayuda mutua,
Danos la gracia de servir con humildad y alegr?a.

?QU?DATE CON NOSOTROS SE?OR!

















ANEXO 1


Imagen 1 Imagen 2

















ANEXO 2

SALMO 47
Himno a la gloria de Dios en Jerusal?n
.
2Grande es el Se?or y muy digno de alabanza
en la ciudad de nuestro Dios,
3su monte santo, altura hermosa,
alegr?a de toda la tierra:
el monte Si?n, v?rtice del cielo,
ciudad del gran rey;
4entre sus palacios,
Dios descuella como un alc?zar.
5Mirad: los reyes se aliaron
para atacarla juntos;
6pero, al verla, quedaron aterrados
y huyeron despavoridos;
7all? los agarr? un temblor
y dolores como de parto;
8como un viento del desierto,
que destroza las naves de Tarsis.
9Lo que hab?amos o?do lo hemos visto
en la ciudad del Se?or de los ej?rcitos,
en la ciudad de nuestro Dios:
que Dios la ha fundado para siempre.
10Oh Dios, meditamos tu misericordia
en medio de tu templo:
11como tu renombre, oh Dios, tu alabanza
llega al conf?n de la tierra;
tu diestra est? llena de justicia:
12el monte Si?n se alegra,
las ciudades de Jud? se gozan
con tus sentencias.
13Dad la vuelta en torno a Si?n,
contando sus torreones;
14fijaos en sus baluartes,
observad sus palacios,
para poder decirle a la pr?xima generaci?n:
15??ste es el Se?or, nuestro Dios?.
?l nos guiar? por siempre jam?s.

ANEXO 3. Reflexi?n: Domingo de Ramos. Entrada triunfal

1. A?o tras a?o se revive esa entrada triunfal, pero este a?o ?qu? encontrar? Cristo a su llegada? fe, amor y compasi?n? _____________________________________________________________________


2. Como en aquella Jerusal?n, hay quiz? gente que lo rodea, alaba y canta Hosanna, pero ?c?mo pronuncia es clamor? con sinceridad y valor?
_____________________________________________________________________


3. Cristo quiere el coraz?n y todo lo que hay en ?l. Miremos a nuestro alrededor, miremos fijamente en nuestro interior ?qu? encontramos?
_____________________________________________________________________


4. Miremos a Cristo, para mirar con sus ojos ?qu? encontraremos, entonces?
_____________________________________________________________________


ANEXO 4

1. ?C?mo te sentiste mientras reflexionabas en las preguntas de la din?mica anterior?

2. ?C?mo piensas que debe conmemorarse el Domingo de Ramos?

3. ?Hasta el d?a de hoy, en tu familia, c?mo se han llevado a cabo dichas conmemoraciones?

4. ?Cu?les consideras que son los s?mbolos m?s importantes del Domingo de Ramos?

5. ?C?mo te sientes cuando participas en dicha Fiesta?

6. ?Has tenido experiencias desagradables en relaci?n con la misma?

Canto 2: Yo te alabo

Yo te alabo con el coraz?n, yo te alabo con la boca (2 bis)
Y si me falta la boca, yo te alabo con las manos
Y si me faltan las manos, yo te alabo con los pies
Y si me faltan los pies, yo te alabo con el alma
Y si me faltar? el alma, es que ya mor? por ti.
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior Jueves Santo Amigos fieles Artículo siguiente
Siguenos en:





padrenuestro.net & elaccitano.com