www.cruzrojajuventud.org, juego, algo, innato, humano, Jugamos, desde, nacemos, hasta, morimos, jugar, serie, procesos, combinados, entre, forman, pilar, nuestro, desarrollo, madurativo, tiempo, respeta, ritmo, individual.No, necesario, pues, ense??is, simplemente, aparece, pero, veces, adultos, limitan, esta, actividad, estimulan, manera, adecuada." /> Reflexiones cristianas - ?POR QU? LOS NI?OS Y NI?AS DEDICAMOS TANTO TIEMPO A JUGAR? - DINAMICAS DE GRUPO > DINAMICAS DE GRUPO 6 - Textos y videos cristianos para reflexionar
   
Vídeos para la reflexión
SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
Textos y videos cristianos para reflexionar > DINAMICAS DE GRUPO > DINAMICAS DE GRUPO 6 > ?POR QU? LOS NI?OS Y NI?AS DEDICAMOS TANTO TIEMPO A JUGAR?
?POR QU? LOS NI?OS Y NI?AS DEDICAMOS TANTO TIEMPO A JUGAR?
Publicado por Admin el 2/12/2009 (989 lecturas)
www.cruzrojajuventud.org

El juego es algo innato en el ser humano. Jugamos desde que nacemos hasta que morimos. Al jugar se dan una serie de procesos que combinados entre s? forman el pilar de nuestro desarrollo madurativo al tiempo que se respeta nuestro ritmo individual.

No es necesario pues que nos ense??is a jugar, el juego simplemente aparece, pero a veces los adultos nos limitan esta actividad o no la estimulan de la manera adecuada.

El juego es nuestra actividad principal y gran medio de aprendizaje. Gracias a ?l conocemos el mundo de los objetos, de los s?mbolos, de los otros, las reglas que hay que respetar para interactuar con los objetos y con los dem?s y, adem?s, nos conocemos a nosotros mismos. Es pues, una necesidad b?sica, que tenemos junto a la de comer, dormir, tener protecci?n y seguridad, por lo que se deduce que es vuestra responsabilidad como adultos ayudarnos a satisfacerla de la mejor manera posible.

Los ni?os y ni?as que no satisfacen o que tienen carencias de actividad l?dica pueden llegar a presentar ciertos problemas intelectuales, sociales, de lenguaje,..., y esto ocurre en contextos desfavorecidos, poco estimulantes, donde se padecen situaciones de maltrato o abandono, explotaci?n laboral, en estancias muy largas en hospitales o si padece alg?n tipo de discapacidad auditiva, motora,... principalmente si el juego o juguete no est? lo suficientemente adaptado a diferentes capacidades.

Por ello, es tan importante que el trabajo en estas situaciones desfavorables se dirija a compensar esta falta de recursos, de est?mulos o que se adapten los materiales en funci?n de los diversos tipos de limitaciones y por supuesto a las necesidades e intereses particulares.



LO QUE CONSEGUIMOS MIENTRAS JUGAMOS

Desde que nacemos debemos aprender muchas cosas hasta que nos convertimos en adultos, y lo aprendemos a trav?s de la actividad l?dica. Nos desarrollamos a trav?s del juego, por eso nuestros juegos cambian a medida que crecemos.

Los beb?s necesitamos jugar desde nuestros primeros meses de vida y lo hacemos de acuerdo a nuestras posibilidades. Jugando descubrimos nuestros p?es y manos, los movemos, pataleamos, balbuceamos, imitamos los primeros sonidos y coordinamos nuestros movimientos. Con el tiempo perfeccionamos estas actividades hasta poder tirar cosas, jugar al bal?n, hablar, pintar y escribir..

A trav?s del juego nos expresamos, nos divertimos, ensayamos y experimentamos determinadas situaciones sin riesgo alguno. Todo ello, adem?s de favorecer el crecimiento de nuestras capacidades sensoriales y f?sicas, favorece nuestro desarrollo cognitivo:


? Con los juegos de movimiento, o sea cuando corremos, saltamos, caminamos; aprendemos nociones de velocidad, peso, gravedad, direcci?n y equilibrio. Por ejemplo; al saltar nos empezaremos a dar cuenta de que para saltar m?s alto tenemos que coger m?s impulso. Adem?s estos juegos no s?lo nos estimulan sino que nos ayudan a ejercitar nuestra coordinaci?n corporal sin dolor.


El juego del movimiento frecuente lo inician los adultos que nos rodean cuando siendo beb?s nos suben por lo alto, nos mecen,..., siendo una de nuestras primeras experiencias sociales que compartiremos con nuestros iguales aproximadamente a los 3 a?os.

? Cuando jugamos con los objetos empezamos a ver su utilidad, sus cualidades, propiedades comunes, y las leyes f?sicas que les gobiernan. Obtenemos mucha informaci?n por medio de nuestros sentidos y, ?sta nos ayuda a formar conocimientos.


Cuanta m?s informaci?n adquiramos m?s ampliaremos nuestra realidad: Abrimos y cerramos botes, cajas de cart?n, golpeamos una y otra vez en el cubo, pulsamos todos los botones que se nos ponen por delante para ver que ocurre, construimos una y otra vez torres con bloques hasta que conseguimos mantener el equilibrio... todo ello nos ayuda a descubrir sonidos, sabores, olores, y textura.

Poco a poco nos iremos dando cuenta de que cuanto m?s fuerte demos la patada al bal?n m?s lejos llegar? ?ste. Poco a poco aprendemos a comparar y a clasificar objetos, y estos ser?n los primeros pasos para construir nuestro mundo conceptual (tama?o, forma, textura, nociones espacio-temporales, causa - efecto).

Nuestros juegos con los objetos van cambiando a medida que crecemos, a los 4 a?os empezamos a jugar con intencionalidad: construimos, manipulamos, rompemos juguetes para ver qu? ocurre, modelamos y dibujamos.

? Al empezar a jugar con otros practicamos los conceptos, roles sociales y las reglas y costumbres de nuestra cultura: es un medio de adaptaci?n social.


En la etapa preoperacional (a los 2 a?os) nuestro egocentrismo es muy evidente sobre todo cuando nos acercamos a otro ni?o no para jugar con ?l sino para quitarle el juguete u objeto que tiene. Podemos dar, incluso, la sensaci?n que estamos jugando juntos pero el caso es que cada uno de nosotros va a lo suyo, no hay interacci?n.

A los 4 a?os, en cambio, tenemos algunas nociones de lo que es la perspectiva del otro, as? podremos explicar con nuestras palabras los sentimientos que tiene un amigo que se ha enfadado o que ha perdido su juguete favorito.

Los que estamos a punto de superar esta etapa comenzamos a manejar conocimientos sociales a trav?s del juego dram?tico: imitando, fingiendo o representando papeles, con ello comenzamos a mejorar nuestra representaci?n simb?lica adem?s de tener la oportunidad de proyectarnos en otras personalidades, meternos en otros papeles y tener la posibilidad de experimentar y vivir multitud de pensamientos y sentimientos.

De esta manera, es como trasformamos cualquier objeto en cualquier cosa que nos imaginemos y actuamos como si la situaci?n fuera real: la escoba puede ser nuestro caballo, una piedra puede convertirse en un tel?fono movil, etc.

Con la representaci?n de papeles adquirimos un mejor conocimiento de los otros y del s? mismo, nos permite ejercer nuevas conductas y experimentar mejor las consecuencias de las mismas. Adem?s, la representaci?n, nos permite expresar sentimientos muy intensos, resolver e integrar conflictos y sentimientos con los que ya conocemos.

En este sentido, las situaciones ficticias que creamos son para nosotros y nosotras tan reales como las que vemos en el mundo de los adultos y con ellas aprendemos a experimentar las consecuencias y vivencias de este mundo, ahora tan alejado de nosotros, jugando a papas y mamas, a bomberos, a casitas, etc. Comenzamos a desarrollar los juegos de roles e imitaci?n a partir de los 2 a?os haci?ndose m?s significativos cuando alcanzamos los 4 y siendo real-mente colectivos a partir de los 7-8 a?os.

? A partir de los 7 a?os y hasta los 12, pasamos al estadio que Piaget llama de operaciones concretas. Con ello des-aparece nuestro egocentrismo y nuestras operaciones mentales son irreversibles. Es en esta etapa en la que aparece el juego reglado, o sea, cuando jugamos, nos sometemos a reglas o normas. Antes de esta edad, las reglas son para nosotros sagradas pero a partir de este momento empeza-remos a darnos cuenta de que las reglas son el resultado de un acuerdo entre iguales. No obstante existen diferencias dentro de este periodo de edad ya que a los 7-8 a?os necesitamos reglas claras mientras que a partir de los 10 a?os damos preferencia a los juegos en los que las reglas son orientaciones y dejan lugar a la iniciativa de los jugadores. En esta etapa competimos y cooperamos en el juego pero que aparezca m?s componente de competitivo o cooperativo va a ser resultado del trabajo que hag?is en vuestras intervenciones.

? A partir de los 12 a?os entramos en lo que Piaget denomina periodo de las Operaciones Formales, a partir de esta edad nuestros grupos cambian pasando a ser mixtos y, nuestros juegos se hacen m?s complejos y con caracter?sticas diferentes a la etapa anterior ya que nos deben a ayudar a asimilar los grandes cambios a los que nos enfrentamos: la amistad, la curiosidad por todo lo que nos ocurre, el aspecto investigador, la aventura y las reglas secretas impregnan el car?cter de los mismos.


?JUEGOS COMPETITIVOS O JUEGOS COOPERATIVOS?

En los juegos competitivos hay ganadores y perdedores. El objetivo es ganar y existe la eliminaci?n de los participantes para que el juego llegue a su t?rmino. Los juegos trasmiten ideolog?as, sentimientos y valores por lo que a veces su resultado puede ser llegar a lo que contrariamente buscamos: se excluye a los m?s d?biles, se nos ridiculiza o por el contrario, somos los mejores en competir a costa de lo que sea. La competencia forma parte de nuestra sociedad y por lo tanto forma parte del juego.

Por todo ello, sin intentar eliminar todos los juegos competitivos que nos gustan y con los que disfrutamos, es muy importante que nos ayud?is a disfrutar de los juegos cooperativos gracias a los cuales:

a. Todos cooperamos, trabajando juntos por un fin com?n en lugar de competir.

b. Todos ganamos si conseguimos el fin o todos perdemos.

c. Todos competimos contra algo que no somos nosotros mismos: un problema, un obst?culo, una situaci?n,...

d. Debemos unir nuestras habilidades y esfuerzos para conseguir llegar a la meta.

e. Nuestro inter?s no est? en ganar o perder sino en participar.

f. No se nos elimina por ser m?s torpes o m?s

lentos. Todos participamos y estamos incluidos.

g. No estamos presionados por la competencia.


Como educadores, ten?is las siguientes posibilidades:

1. Crear juegos cooperativos siguiendo estas indicaciones.

2. Buscar juegos que ya han sido dise?ados, como los que se presentan en esta Gu?a.

3. Transformar juegos competitivos en cooperativos.



Un ejemplo de esto es el juego de las sillas musicales al que se puede jugar compitiendo: se ponen sillas en c?rculo, todos los ni?os y ni?as se levantan y van dando vueltas alrededor de las sillas mientras suena la m?sica, el monitor elimina una silla y cuando para la m?sica todos los ni?os deben buscar silla donde sentarse, el jugador que se quede sin silla es eliminado o cooperando: En cada ronda se quita una silla pero no se elimina a nadie para, finalmente que, todos aunamos esfuerzos en su-birnos a un par de sillas.

Los juegos cooperativos, son aut?nticas din?micas de grupo que se pueden iniciar, variando la dificultad, desde el momento que interactuamos y entendemos el concepto de reglas. No olvid?is a la hora de utilizar estos juegos que siguen una secuencia progresiva: Juegos de conocimiento, de desinhibici?n o disten-si?n, de confianza, de comunicaci?n, de afirmaci?n y de resoluci?n de conflictos. No podr?is hacer un juego de confianza o de resoluci?n de conflictos si los miembros del grupo no se conocen, en este caso, el juego puede ser en s? mismo un conflicto.


En resumen con el Juego:

1. Descubrimos el mundo explorando los objetos que nos rodean y experimentando con nuestros sentidos.

2. Mejoramos nuestra agilidad f?sica.

3. Desarrollamos la inteligencia.

4. Descubrimos los valores.

5. Convivimos con otros.

6. Manifestamos nuestras emociones.

7. Nos apropiamos de espacios, situaciones y viven-cias de los adultos.

8. Ensayamos mecanismos para afrontar la frustra-ci?n.

9. Aprendemos a comunicarnos y expresarnos.

10. Aprendemos a competir, cooperar para competir y cooperar.

11. Establecemos v?nculos con personas, objetos y situaciones.


?QU? CARACTER?STICAS TIENE QUE TENER EL JUEGO PARA QUE SEA UN JUEGO?

Jugamos espont?nea y desinteresadamente, por el placer que nos produce jugar y sin buscar una finalidad, la ?nica finalidad es JUGAR. A medida que crecemos pondremos reglas que ser?n m?s o menos r?gidas en funci?n de nuestra edad.

Entre sus caracter?sticas destacamos las siguientes:

1. Es una actividad gratuita, se juega por placer.

2. Tiene valor en s? misma.

3. Exige reglas libremente escogidas por parte de los jugadores.

4. No es una actividad orientada a una meta.

Jugamos por jugar.

5. Exige que los participantes participen activamente y voluntariamente.


En este sentido si nos oblig?is a jugar, si nos impon?is un juego que no hayamos decidido, si hac?is juegos que no nos divierten e incluso si nos hac?is conscientes de la finalidad educativa que tiene el propio juego, entonces no hablaremos de JUEGO sino de otra cosa.

NUESTRO PAPEL COMO EDUCADORES

? Valorar los juegos a los que sabemos jugar.

? Observar c?mo jugamos, esto os ayudar? a comprendernos mejor.

? Descubrir qu? tipos de juegos hacemos en nuestra familia, jugar a estos juego en el centro, estimular a nuestros padres para que jueguen con nosotros o nos compren juguetes adaptados a nuestra edad.

? Preparar el ambiente adecuado creando espacios y tiempos, no es lo mismo utilizar un patio que una sala con libros.

? Seleccionar materiales adecuados para jugar en funci?n de nuestra edad y necesidades.

? Permitir que juguemos una y otra vez si el juego para nosotros es muy divertido. Saber jugar nos da mucha seguridad y nos hace sentirnos con las destrezas necesarias.

? Enriquecer nuestros propios juegos a?adiendo nuevas cuestiones.

? Ayudarnos a elegir juegos cooperativos frente a los puramente competitivos.

? Ayudarnos a resolver los conflictos que surgen durante los juegos.

? Respetar nuestras preferencias ya que a trav?s del juego expresamos nuestros intereses y necesidades.

? Ayudarnos a descubrir nuevos intereses l?dicos.

? Observar la aparici?n de papeles sexistas y darnos nuevas alternativas.
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior VIENE MI HERMANO... S El marciano Kurio Sette. Artículo siguiente
Siguenos en:

Buscar reflexiones




padrenuestro.net & elaccitano.com