Vídeos para la reflexión
SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
BUSCAR Y ENCONTRAR
Publicado por Admin el 29/8/2013 (4129 lecturas)
Jaume Boada i Rafi O.P..


Cada uno de nosotros podria decir: " He oido su voz y me he decidido a buscarle".

Nuestra vida es un camino de oracion y servicio, de trabajo y entrega, de tension y distension, de lucha y descanso.

Pero detras de todo ello, como alma que da vida a todo, esta el deseo de buscar y encontrar a Dios, de vivir a Dios, de vivir para El, de El y con El.

Por ello quiero proponerte una serie de pequenos pensamientos para orar serenamente a los pies de Jesus:

Buscar a Dios consiste en dejarse amar por El, permitir que El posea tu vida, que El sea el dueno de tu historia.
Buscar a Dios consiste en penetrar plenamente y sin miedo en su misterio y dejar que El penetre todo nuestro ser sin ponerle, por nuestra parte, ninguna clase de condicion.
Quien busca a Dios de verdad comienza por olvidarse de si mismo.
Vive dejandose llevar por Dios, en una actitud de disponibilidad total y de servicio a los hermanos.
El que desea encontrar a Dios lo busca por el camino del silencio, necesita tiempos, espacios de silencio.
No se hace notar, no quiere hacerse ver en nada. Camina, trabaja, lucha. Vive sin ostentaciones. Sin embargo, siempre tiene una palabra humilde de aliento para el hermano.
El tener en tu vida espacios de silencio y de oracion para buscar a Dios explicitamente se convertira en una necesidad para ti. Pero no olvides que no podras callar ni hacer silencio para buscar a Dios si no has aprendido en la escuela del silencio a escuchar a tus hermanos.
Buscar a Dios es estar dispuesto a dejarte encontrar por El, a permitir que su luz invada todos los rincones de oscuridad que haya en tu vida y que su amor siembre de comprension, misericordia, bondad tu vida de relacion y de servicio a los hermanos.
Buscar a Dios consiste en recordar que la Iglesia necesita de tu servicio, de tu trabajo apostolico, pero que tambien necesita de tu vida consagrada y centrada en Dios.
Si tu vida es una busqueda de Dios, cuando hables de El en tu servicio apostolico, no lo haras "de memoria". Hablaras, en cambio, de alguien a quien conoces, con quien hablas, convives... y a quien amas de verdad.
Buscar a Dios consiste en mantener vivo el deseo de El. Di con toda tu fuerza:
"Oh Dios, Tu eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma tiene ansia de ti,
mi carne tiene sed de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua".
"Como suspira la cierva por los arroyos de agua,
asi mi alma te busca a Ti, Dios mio".
"Es necesario que yo disminuya para que El crezca en mi".
Si buscas a Dios en verdad, descubriras que necesitas ser pobre y sencillo en tu oracion: iras a El con la conviccion de que esta, de que te espera... y te limitaras a decirle: "Aqui estoy, Senor, a tu disposicion". En tu tiempo de oracion de hoy, diselo, repitelo con amor: " Aqui estoy, Senor, a tu disposicion".
Para buscar a Dios es necesario que seas pobre, pobre de alma; has de dejar el equipaje que sobra y estorba, has de huir de todo lo que sea cobijo de tu egoismo; deja tambien tus miedos, tus mediocridades, tu indolencia... pero sobre todo, deja a un lado tu temor al "? que me puede pedir el Senor?". Esta pregunta que tantas veces nos hacemos y que muchas veces condiciona, inconscientemente, nuestra entrega.
Buscar a Dios, buscarle, es amarle. Y para amar de verdad es necesario darse, abrir todas las puertas, estar dispuesto a todo con tal de complacer a quien amas. Es necesario que dejes libre tu corazon. Es una pena que una mezquindad limite el alcance de tu amor.
Buscar a Dios consiste en mantener viva la ilusion por conocerlo cada dia mas y estar dispuesto a dar tu vida por El... a dar cada dia algo nuevo de ti mismo para poderlo conocer, para poderte identificar con El.
Buscar a Dios es vivir en su presencia. Reconocer sus pasos en la vida de cada dia, su rostro en el de tus hermanos. Y al mismo tiempo consistira en dejarte llevar, de verdad, por los criterios de Cristo hasta poder decir que tus palabras son las que el Senor espera de ti; que tus pasos son los que daria Cristo, que tu manera de mirar, amar y relacionarte con los hermanos equivalen a los que tendria Cristo.
La busqueda del rostro del Senor la iniciamos cuando tomamos conciencia de la mirada de amor de Dios sobre nosotros. Es nuestra respuesta. La conciencia de sentirte y saberte mirado con amor por Dios es la base toda vida de entrega.
Pero no olvides que Dios te hizo libre y quiere " mendigar" tu consentimiento a su amor creador. Quiere buscarte dejandose buscar por ti.
Buscar a Dios es aceptar y desear ser conocido por El. Abrir las puertas de la vida para dejar que la luz de su amor te inunde. Es ofrecer al Senor todo lo que tienes y todo lo que eres, en un movimiento interior de alabanza y accion de gracias tan fuerte que, despues, pueda quedar plasmado en la vida.
Para acabar este tiempo de meditacion, quiero recordar unas palabras de San Gregorio de Nisa: " Encontrar a Dios consiste en buscarlo sin cesar". En efecto, no son dos cosas distintas el buscar y el encontrar. Sino que el premio de la busqueda esta en la misma busqueda. Asi se ve satisfecho el deseo del alma aunque permanezca insaciable... pues "ver a Dios" es no estar nunca satisfecho de desearlo.

A causa de la trascendencia de los bienes que descubre el alma, a medida que progresa, tiene la impresion de sentirse en el inicio de la ascension. Y es porque el Senor repite: "Levantate" a aquella persona que ya esta levantada; y "ven" a quien ya sale al encuentro; y aquel que corre hacia el Senor nunca tendra espacio suficiente para correr.

Asi, aquel que busca no se detiene nunca, y va de comienzo en comienzo, a traves de comienzos que nunca tienen fin. WFP2
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Explorar artículos
AGUA DE LA ROCA Artículo siguiente


Buscar reflexiones




padrenuestro.net & elaccitano.com