www.clubdomingosavio.cl
?, familia, puede, existir, estrecha, alianza, entre, padres, pues, amor, hijos, pasa, trav?s, relaci?n, conyugal.?, Hacer, Familia, 1998." /> Reflexiones cristianas - YO Y MI HIJO #DinámicaDeGrupo - DINAMICAS DE GRUPO > DINAMICAS DE GRUPO 1 - Textos y videos cristianos para reflexionar
   
SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
YO Y MI HIJO #DinámicaDeGrupo
Publicado por Admin el 3/8/2014 (19641 lecturas)
(Lc. 2, 41 ? 52)
www.clubdomingosavio.cl
? La familia no puede existir sin una estrecha alianza entre los padres, pues el amor por sus hijos pasa a trav?s de su relaci?n conyugal.?
(Hacer Familia 1998).

"Nadie nace sabiendo ser padres". Esta realidad no ha de convertirse en un justificante, para evadir la responsabilidad de prepararnos cada d?a mejor como seres humanos y progenitores.
I.- Para comenzar el di?logo es bueno se?alar algunas preguntas para trabajar y compartir con los padres que vienen integrando el grupo y la experiencia. (Utilizar a elecci?n estas u otras):



1.- ?Qu? cualidades veo en mi hijo o hija?
2.- ?Qu? momentos agradables he vivido junto a ?l?
3.- ?Cu?l es su dificultad y sus alegr?as?

II.- A la luz del evangelio de Lucas 2, 41- 52 puedo trabajar los siguientes elementos en grupos:

? Se sugiere que en cada grupo se reflexionen las siguientes frases y se puedan sacar elementos que nos puedan ayudar a la reflexi?n grupal:

? Los padres de Jes?s iban todos los a?os a Jerusal?n para la fiesta de Pascua

??Hijo m?o ?por qu? nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia??.

? Entonces volvi? con ellos a Nazaret, donde vivi? obedeci?ndoles en todo?

? Su madre guardaba todo esto en su coraz?n?





LEEMOS EN GRUPO:

M?s de una vez hemos escuchado la siguiente informaci?n: "nadie nace sabiendo ser padres". Esto es una realidad, pero solo en parte y no ha de convertirse en justificante para evadir nuestra responsabilidad; ha de ser punto de partida para prepararnos cada d?a mejor como seres humanos y progenitores.

La primera e indudable responsabilidad de traer al mundo a un hijo, es la de procurar formar personas ?ntegras e independientes a trav?s de la educaci?n, presencia y cari?o de los padres. Ciertamente no es trabajo f?cil y la desinformaci?n llega a ser en muchos de los casos nuestro principal obst?culo. No basta con buenas intenciones o con la intuici?n con que hemos sido dotados gratuitamente para sacar hoy en d?a adelante moralmente hablando a una familia.
Son demasiadas las influencias de un ambiente negativo que hay que contrarrestar para convertirlas en herramientas de aprendizaje y crecimiento en libertad, voluntad e inteligencia que nos ayuden a luchar hacia un mismo frente: el de la dignidad de la persona humana.

Muchos nos preguntamos por qu? hemos de prepararnos para ser padre o madre, si maternidad y paternidad son realidades naturales que como tales han de irse dando; es decir, naturalmente.
Hoy por hoy vivimos en una sociedad que influye directamente en nosotros y en nuestras familias. Ya no se desenvuelve la vida en hogares cerrados a sus miembros y a una peque?a comunidad vecina. La diversidad de criterios, valores, etc., cada d?a es m?s grande gracias a los medios de comunicaci?n y entretenimiento. Intentar cerrarse al mundo, es tomar una medida irracional; pretender abrirse totalmente a ?l, es quedar totalmente desprotegido y vulnerable.

Los padres no hemos de sentirnos inseguros y solos en nuestra tarea educativa. Ejemplo y gu?a alimentados por el amor que les tenemos a nuestros hijos, son la mejor educaci?n que les podemos ofrecer. Sin embargo, algunas veces el sentirnos incapaces nos motiva a delegar nuestra responsabilidad educativa a la escuela o centro educativo al que asisten los ni?os.

Uno de los principales objetivos de la paternidad responsable, es la de guiar y educar con autoridad y cari?o a nuestros hijos, buscando que lleguen a convertirse en adultos autosuficientes, libres y responsables. Este objetivo determinar? el c?mo se les guiar? y educar? en el camino hacia su desarrollo y madurez. Para alcanzar este fin no hay como la prevenci?n, la cual se lograr? al prepararnos como padres, buscando los fundamentos y las bases para formar personas aptas que ir?n asumiendo su propio presente sin que los acontecimientos los tomen por sorpresa o desprotegidos.

Si nuestros hijos adem?s de recibir una educaci?n profesional son personas humanamente preparadas, raramente ser?n v?ctimas de las circunstancias, pues tendr?n la fuerza y los conocimientos para tomar la vida entre sus manos, constituy?ndose verdaderamente en due?os y se?ores de su propio destino.

Como padres y primeros educadores debemos prepararnos para:
Proporcionar a nuestros hijos la educaci?n que merecen; aquella que reconoce la dignidad de todo ser humano, trat?ndole como tal y ense??ndole a vivir conforme a su propia naturaleza racional y espiritual. Es precisamente el hogar, primera escuela de vida y formaci?n para la persona, donde se han de adquirir s?lidos cimientos sobre los cuales la persona ha de ir consolidando la propia libertad que servir? de gu?a para formar su personalidad y car?cter.

Hogar y escuela es donde el ni?o pasa la mayor parte de su d?a. Es aqu? donde principalmente aprender? patrones de conducta, normas y valores que guiar?n su vida. Por esto es sumamente importante que entre los padres y el centro educativo brinden un mismo marco de referencia evitando en lo posible criterios encontrados en valores fundamentales que puedan hacer sentir al ni?o desorientado o en el peor de los casos manipulado o enga?ado.
Promover actividades que fortalezcan los lazos familiares y favorezcan la comunicaci?n entre las diferentes generaciones dentro del hogar. Contrarrestar el ambiente negativo que irremediablemente dificulta la tarea educativa. Un ejemplo representativo de ello son los medios de comunicaci?n y entretenimiento que en ciertos casos a trav?s de la televisi?n, revistas, videos, etc., promueven propaganda que ridiculiza cualquier tipo de autoridad, as? como los valores morales que ellos inculquen.

Los padres debemos pues ser gu?as, maestros y amigos durante toda la vida de nuestros hijos, pero principalmente durante los primeros a?os de su desarrollo, crecimiento y aprendizaje a trav?s de los cuales toda vivencia positiva o negativa marcar?n definitivamente la forma c?mo, ahora en su presente y posteriormente en el futuro, ver?n y afrontar?n su vida.


III.- Despu?s de haber trabajado en grupos compartimos nuestras experiencia a trav?s de la exposici?n (por medio de papel?grafos u otro medio presento a los dem?s las preguntas o alg?n comentario respecto a la lectura)












IV.- Celebramos: Para este momento se puede utilizar el texto de Lucas; adem?s de preparar algunas peticiones por grupo para este momento.
Como signo del encuentro : Valorar m?s el tiempo que comparto con mi hijo e hija
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior "El hombre vela" Algunas Ideas para motivar un Grupo de J?venes Artículo siguiente
Siguenos en:





padrenuestro.net & elaccitano.com