Domingo de resurrección ¿Y si Dios fuera…?

10 pasos hacia la Pascua

Domingo de Resurrección

 

¿Y SI DIOS FUERA…?

¿Y si Dios fuera “el viento”

que penetra por la nariz y por todos los poros

hasta oxigenarnos los pulmones y el espíritu?

 

¿Y si Dios fuera “el silencio”

que envuelve cada noche en papel de celofán

nuestros sueños azules y locos?

 

¿Y si Dios fuera “el río”

que baña y refresca nuestros pies cansados

y calma nuestra sed de vida y ternura

en este mundo peregrino?

 

¿Y si Dios fuera ”la roca firme”

que se alza en el horizonte

y que protege a vecinos y transeúntes

de tormentas, calores, huracanes y nieves?

 

 

¿Y si Dios fuera “el perfume”

que llena nuestra vida de gozo y placer

sin pedirnos nada?

 

¿Y si Dios fuera “el fuego”

que quema y consume nuestras entrañas

para que resplandezcan esas pepitas de oro escondidas?

 

¿Y si Dios fuera “la música”

que nos invita a cantar y bailar en las plazas

rompiendo todas las reglas con alegría?

 

¿Y si Dios fuera “el rocío”

que nos refresca cada día la historia y la vida

para que andemos despiertos y erguidos?

 

¿Y si Dios fuera “el mendigo”

que nos tiende su mano

sin atreverse a confesar sus miedos y sus hambres?

 

¿Y si Dios fuera “el emigrante”

que expone su vida en toda travesía

y que ya no sabe dónde asentarse

porque le hemos confiscado todas sus creaciones?

 

¿Y si Dios fuera “el niño”

que desde las ventanas de su cuerpo

nos hace carantoñas de plastilina?

 

¿Y si Dios fuera  “el seno materno”

que todos necesitamos

para nacer y volver a  nacer a  esta vida

que nos ofrece ser hijos, hermanos  y libres?

 

¿Y si Dios fuera “el grito”

de los pueblos oprimidos en la tierra

que viven y mueren ignominiosamente

reclamando un puñado de libertad?

 

¿Y si Dios fuera “Jesús de Nazaret”

muerto y resucitado hace dos milenios,

y en la actualidad estandarte de vida y esperanza

de pobres, humildes, misericordiosos y perseguidos?

 

¿ Y si Dios fuera a la vez

viento, silencio, perfume,

fuego, música, rocío, río,

mendigo, niño, grito,

roca firme, emigrante, seno materno,

¡Jesús el Nazareno!?

 

¿Y si tú y yo también fuéramos Dios

–dioses en miniatura– con la responsabilidad

de convertir este mundo inhóspito

en un “reino” de paz y de fraternidad?

 

¿Y si Dios fuera ¡todo!,

todo lo que vemos,

sentimos,

ignoramos,

y deseamos?

 

Florentino Ulibarri

Related posts

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies