SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
Limpio
Publicado por Admin el 12/6/2016 (573 lecturas)
¿Cómo, pues, se justificará el hombre para con Dios? ¿Cómo será limpio el que nace de mujer? Job 25:1 (RVR)


Bildad suhita nos trae un cuestionamiento que a atormentado al ser humano desde los comienzos de la historia humana. Este hombre era uno de los supuestos amigos de Job que habían ido a consolarlo en medio de su momento más crítico y desesperante de su vida. Y en lugar de consolarlo se ocuparon de cuestionar su conducta y de acusarlo de pecador, argumentando que Dios castigaba a los malos y bendecía a los buenos.

En esta línea de pensamiento es que este hombre Bildad hace esta pregunta. Pero aunque es cuestionable el contexto en el que lo dice, esta pregunta ha atormentado a todos los seres humanos. Los hombres simples, los filosofos, los economistas, los políticos y los religiosos se han preguntado esto, porque todas las personas tienen en su corazón una conciencia de trascendencia.

Dice Eclesiastés que Dios ha puesto eternidad en el corazón del hombre sin que este pueda comprenderla. Por lo que todos tenemos una idea de que hay algo más después de la muerte y eso asusta. Porque nadie volvió para contarnos que hay. Y aunque traten de negarlo, o de minimizarlo, Dios existe y es real. Intentan llamarlo de otra manera, lo asocian con deidades similares al ser humano, le dan forma de objetos naturales, pero solo demuestran que tienen conciencia de Dios y que temen a la muerte

Porque cada persona sabe que frente al juicio divino, no tenemos escapatoria. Que nuestra conducta nos condena a un castigo desconocido y aterrador. Que Dios es demasiado perfecto para pasar por alto nuestros errores y pecados, entonces nos preguntamos, ¿Cómo podremos evitar el castigo?

Y acá es donde se agiganta la magnífica persona del Señor Jesucristo, y su impresionante obra en la cruz. Donde nos reemplaza y nos salva solamente porque quería. Sin esperar nada a cambio, sin poner condiciones, sin cuestionar nuestra actitud. Jesucristo en la cruz del Calvario consumó la perfecta obra de la salvación para vos y para mí.

¡Cómo no vamos a enaltecer y bendecir su nombre, a adorarle y glorificarle por lo que Él es e hizo por nosotros! Detenete un ratito en tu día para alabar y adorar a Jesucristo, por su obra en la cruz a tu favor. Para responderle a Bildad que hay una manera de justificar nuestros pecados: Jesucristo.

REFLEXIÓN – La obra de Cristo es increíblemente perfecta.


Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Visitá nuestro Sitio Web: www.devocionalpc.com.ar

Explorar artículos
Artículo anterior LA GAVIOTA Y EL ARCO IRIS EL ROBLE Artículo siguiente


Buscar artículo




padrenuestro.net & elaccitano.com