SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
Sobre la anarqu?a y el orden
Publicado por Admin el 27/8/2008 (845 lecturas)
Uno de los m?s grandes defectos que casi todos padecemos, es la inconstancia en todos los planos de la vida. Dios estima en mucho la constancia del que se pone a la tarea de forma deliberada, se ordena, y consigue con ello los periodos m?s fruct?feros de acci?n, descanso y sue?o.

Cierto es, que estas caracter?sticas en el hombre no son muy apreciadas en nuestra sociedad; y es que el ser humano lleva dentro de s? la semilla de la anarqu?a.
De ese orden y regularidad, se habla y se tiene por casi todos como algo que constri?e la libertad y los impulsos del ser humano, cuando en realidad es la ?nica forma de realizaci?n de algo que realmente valga la pena y tenga vigencia.
Hay muchos, que dicen que lo bueno es hacer lo que gusta a cada uno, y que la libertad consiste en hacer lo que a ?uno le d? la gana? en cada momento; eso ser?a cierto en un para?so donde todo estuviera resuelto, pero vivimos en un mundo donde solo con el esfuerzo y el ingenio, son ?nicamente los medios de producir una civilizaci?n que progrese debidamente, y se realice en paz y coordinaci?n mutua. La anarqu?a es plato de gusto del que no aspira a nada; no menciono el azar o la llamada ?suerte?.
La vida no se desarrolla as?; de ah? tanto delito, tanta lacra, y tanto desajuste continuo, en esta sociedad o en cualquiera de las dem?s en su propio elemento vital. El orden, aunque de forma irregular y primitiva, impera en todas las culturas, porque es la forma de supervivencia y relaci?n m?s o menos adecuada en cada caso.
La regularidad es madre de las buenas digestiones, del sue?o sosegado y reparador, y del trabajo descansado que produce las mejores propiedades de competitividad. Basta contemplar, las abismales diferencias de las culturas tropicales con las n?rdicas.
Que el elemento clima es casi decisivo, no obsta para que en cualquier lugar y situaci?n, el orden y la disciplina, as? como la consideraci?n a los dem?s, produce de inmediato bienestar y paz en la sociedad, y por ende en el individuo.
La observaci?n de un orden, horario y recta conducta, pueden parecer (al principio) algo opresivo y tir?nico, y m?s aun, al acostumbrado a la dispersi?n y a la entrega a sus caprichos de cada momento, pero al fin da los frutos de la mejor calidad de vida, y la realizaci?n de las m?s vastas fruct?feras, y nobles tareas.
Este orden es el deseable en La Iglesia de Dios; en ella cabe solo lo que Dios quiere que sea, porque ?l es un Dios de orden. Las veleidades y el desorden (a veces agresivo) dentro de La Iglesia, no pueden ser de utilidad a la venida del Reino, y desde luego contrar?a los planes de Dios.
Un toque B?blico: Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero despu?s da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. (Hebreos 5:14).
Rafael Mara??n

Ver m?s en http://blogs.ideal.es/notas-de-espiritualidad/posts

Explorar artículos
Artículo anterior Igualdad y libertad (esbozo) No somos ladrillos Artículo siguiente
Siguenos en:

Buscar artículo




padrenuestro.net & elaccitano.com