SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of InBox Solutions (http://www.inboxsolutions.net)
No. 320 La cruz
Publicado por Admin el 10/7/2008 (1091 lecturas)
Un joven, que no sabia que hacer con tantos problemas, oraba en su cama, y asi cayo en un profundo sueno.

En sus suenos el ve a Dios, y le dice: " Senor, no puedo seguir, mi cruz es demasiado pesada".

- El Senor, lo lleva ante un angel, el cual le muestra una opcion y le dice:
" Joven, si no puedes llevar el peso de tu cruz, puedes guardarla dentro de esa habitacion que ves ahi. Despues, escoge de entre todas las demas cruces que ahi se encuentran, la cruz que tu quieras".

-El joven suspiro aliviado.

-"Gracias", dijo, e hizo como le indico el angel. Entro a la habitacion y entrego alli su cruz y continuo su recorrido a traves de toda esa enorme habitacion buscando una cruz que le viniera mas comoda de llevar. Vio muchas cruces, algunas tan grandes que no les podia ver la parte de arriba, pero siguio su busqueda por la habitacion que pareciera no tener fin, probo toda clase de cruces que ahi se encontraban. Algunas fueron muy pesadas, otras tan pequenas que le parecian muy faciles de sobrellevar, y el no queria decepcionar al Senor, asi que siguio caminando hasta que vio una cruz apoyada en un extremo de la habitacion, al probarla sintio que le quedaba muy bien, no era ligera y sin embargo no pesaba demasiado, asi que decidio tomarla con un poco de esfuerzo?se la acomodo a su espalda y busco al angel.

" Angel", susurro, " quisiera esta".

El angel empezo a exclamar algunas palabras, pero el Senor se dirijio al joven diciendole:

-" Hijo mio, no existe mejor eleccion, felicidades". - El joven se retiro lleno de alegria.

El angel le dijo a Dios:

" Pero Senor, el joven se lleva la misma cruz con la que llego aqui."

Cualquiera que sea tu cruz, cualquiera que sea tu dolor, siempre brillara el sol despues de una tormenta.

Cuando los problemas de la vida nos parecen abrumadores, siempre es util mirar a nuestro alrededor y ver las cosas con las que se enfrentan los demas. Debemos, estar gozozos y agradecidos porque sabemos que el Senor no nos va a dar mas carga que la que podamos llevar, y aun, con nuestras cargas, sus brazos estaran alrededor de nuestra vida para ayudarnos a llevarla.

Explorar artículos
Artículo anterior No. 312 EL SARGENTO. No. 288 Llenando el cantaro. Artículo siguiente
S?guenos en:





padrenuestro.net & elaccitano.com