Cardenal Cipriani y los 10 mandamientos: “¿Quieres ser feliz? ¡Cumple con los Diez Mandamientos!” [Vídeo]

0
618

Cardenal Cipriani y los 10 mandamientos
Diálogo de Fe
Sábado 19 de febrero de 2011
Radio Programas del Perú

Resumen de la entrevista al Cardenal Juan Luis Cipriani a cargo del periodista Armando Canchanya de RPP.

Diez años como Cardenal


“Les pido oraciones –dice el cardenal Juan Luis Cipriani-. Lo que hay que procurar es servir a Dios, servir a la Iglesia, estar cerca de lo que es la verdad. Porque los Cardenales somos colaboradores cercanos del Papa, dispuestos a dar la vida, color púrpura es de sangre, por la verdad y la fe. Le pido a Dios me ayude a cumplir esa tarea y que nunca claudique ante las dificultades y posibles discusiones y que siempre diga la verdad y defienda la fe, les pido oraciones, esto es lo que más necesito en este día”

Al preguntársele sobre qué opina de las críticas a la opinión del Cardenal, él responde: “Justamente, quería leer unas palabras que San Pablo le dice a Timoteo: Evita las discusiones necias, insustanciales, porque se saben que degeneran en peleas, no es propio del que sirva al Señor pelearse, sino ser amable con todos, hábil para enseñar, paciente, corrige a los que no están de acuerdo, por si Dios los ayuda y se convierte”

“Son palabras que ayudan mucho, señala Cipriani, porque nos dicen con claridad: evita las discusiones pero explica la verdad. Predica la Palabra, insiste con ocasión y sin ella, reprende, reprocha, exhorta: vendrán tiempos en que no soportarán la sana doctrina”.

Cumplir los Mandamientos de la Ley de Dios

“Cuando Cristo viene a la tierra tiene permanentemente que desafiar, porque no lo quieren entender. Qué mejor manera de ayudar a mis amigos, de encender una luz, que recordar de manera sucinta esos Mandamiento de la Ley de Dios.

Un joven se acercó a Jesús y le preguntó “Maestro ¿qué he de hacer para ganar la vida eterna?”. Jesús le contestó: “Guarda los mandamientos”. Realmente nos hemos alejado un poquito de esta indicación tan sencilla, “guarda los mandamientos que son 10”. No es que uno sea don perfecto, pero ahí está el camino ¿Quieres ir hacia Dios? Cumple los diez mandamientos. ¿Quieres ser feliz? Cumple los diez mandamientos.

Prosigue el Cardenal diciendo: Dios está con nosotros, Él en el Deuteronomio dice. “estos Mandamientos que prescribo no son superiores a tus fuerzas, no están fuera de tu alcance, no están en el cielo para que diga quién subirá al cielo a buscarlos…” Dios nos dice a nosotros que esos Mandamientos están en tu corazón, están hechos por Dios para todos los hombres y para todos los tiempos.

Primer Mandamiento: no habrá para ti otros dioses delante de mí, ese mandamiento me dice que “amemos a Dios con todo nuestro corazón, con toda el alma y todas nuestras fuerzas”. Pero ¿cómo puedo amar a Dios y mato?; ¿que amo a Dios y soy infiel a mi esposa? ¡Falso! Ese mandamiento es muy sencillo de entenderlo. Y tenemos que poder profesar nuestra religión libremente en privado y en público.

“Un ejemplo bien sencillo, expresa el Cardenal, cuando uno quiere hacer daño a un templo donde se sabe que se da culto a Dios, se está atentando contra este mandamiento”.

El segundo mandamiento todo el mundo lo conoce y es “no tomes el nombre de Dios en falso”. Cada vez que se tiene que asumir un cargo, se dice “juro por Dios…” Pero la gente hace juramentos y no los cumple. Si juras por Dios es poner a Dios de testigo, eso no se ha adaptado a los tiempos. Hay gente que ahora dice “que me quiten el crucifijo yo no juro por Dios”. Nosotros, los demás del pueblo, podemos señalar, “y ¿cómo tienes una garantía?”, y dicen “pongo de testigo a mi abuela”. Perdón, queremos mucho a tu abuela, pero si vas a hacer algo importante, pon a un testigo importante. Uno normalmente jura delante de Dios, un crucifijo y la Biblia. Está poniendo algo que está más allá de la discusión. Acostumbrémonos a lo que también dice un pasaje de la Escritura, que tu palabra sea sí o no. Está mal el “depende”, “voy a ver”. Hay que ser claros.

Luego viene un tercer mandamiento, que es guardar ese honor a Dios los días de fiesta, el asistir a la Santa Misa los domingos y prohíbe trabajar los domingos, porque son días para dedicarlos al culto a Dios, que puede ser en la familia, descanso y en cualquier lugar.

Luego viene el cuarto mandamiento, “honrar a tu padre y a tu madre”, que los hijos quieran a sus padres y que los padres quieran a sus hijos. ¿Cómo hacemos con el que aborta?, es una falta muy grave que va más allá, al quinto mandamiento: “no matar”. En ese no matar, prohíbe el aborto y todo lo que hace daño a la vida humana. Por ejemplo, el exceso de alcohol hace daño al cuerpo y te quita la libertad, mucho más la droga.

El sexto mandamiento dice “no cometerás actos impuros”, prohíbe todas las obras impuras de pensamiento y miradas. Y entre los pecados gravemente contra la castidad, habla de la masturbación, la fornicación, la prostitución, la pornografía y las prácticas homosexuales.

El séptimo mandamiento es mucho más conocido, “no robar”, pero cuando se habla de corrupción empieza toda esta situación de cambiar las palabras, y se dice: “la corrupción es una falta de transparencia…”. ¡No robar todo lo que tenga que ver en uso indebido de medios, más si son públicos!

Estos mandamientos, menciona el Cardenal, si lo vamos viendo con tanta gente que nos escucha es bueno repasarlos. Esta es nuestra Iglesia Católica, no es un menú donde digo “quiero el segundo y séptimo mandamiento, el cuarto y el sexto no me gustan, dame cinto, no me des diez, dame unos cuantos nomás”.

Todos los bautizados, deben cumplirlos. No solamente los Obispos y los sacerdotes. ¡Todos!

El octavo mandamiento: “No darás testimonio falso contra tu prójimo”, es decir no mentir, la veracidad es fundamental para la convivencia. Si todo el tiempo nos mentimos, la violencia surge con fuerza. Cómo no se le va a pedir veracidad al que se encarga de una comunidad, un colegio, un equipo de fútbol. No estamos hablando de política, sino recordando enseñanzas de la Iglesia, para que los católicos sepan en qué consiste la enseñanza de la Iglesia Católica.

La verdad no tiene nunca excusas, siempre hay que repetirla. Los mandamientos son luces que Dios nos da en el alma a cada uno, no están contra nadie.

“No provoquen frente a un templo como es la Catedral”

Nos acercamos al final del programa y le pedimos a Dios ilumina a la gente y a nuestro pueblo católico, que sepan que Dios está cerca de nosotros, pero el aborto no se puede aceptar y que las prácticas homosexuales, -no es que uno diga que los van a maltratar- pero que no provoquen frente a un templo como es la Catedral. Sí quiero decir que si el orden público hay que custodiarlo, que luego no vengan con prédicas que son muy raras que se tiene que respetar. Todos tenemos derecho de respetarnos unos a otros.

Wikileaks

Y finalmente una sola palabra. Cómo no decir que sorprende contra la veracidad: yo le llamo “chuponeadores internacionales”, ahora se ha convertido una cosa diplomática que habla uno mal de otro y que porque es un gran país le llaman “Wikileaks”, estos son “chuponeadores internacionales” que han buscado someter a países pequeños, me parece una vergüenza lo que está ocurriendo.

Y creo que tampoco es muy aceptable que haya una institución respetable que diga “los tengo todos y voy a ver cómo los voy dando a conocer”. ¿Qué es esto?. Hay un Dios por encima de todos Que siga en el calor del verano una cierta paz, transparencia, veracidad, el piso está parejo, pero no pretendan que los peruanos no pensemos al momento de tomar grandes decisiones.

Le pido a Dios ilumínanos, ayúdanos, este país es muy grande, muy bonito.

Ayuden a levantar la Iglesia en San Pedro de Lloc

Quisiera recordar a los amigos que con tanta ilusión están en esta campaña de levantar la Iglesia en San Pedro de Lloc. Una Iglesia maravillosa que nuestro amigo Abelardo (Domínguez) la está promoviendo desde aquí. Echemos una mano y colaboremos con esta joya arquitectónica, finalizó el Cardenal.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY