MOVIMIENTOS TEOLÓGICOS

En los movimientos religiosos dentro de las mismas iglesias o comunidades cristianas, se observa cada vez más el espíritu de Ninrod, que es ahora, el impulso de la sociedad cada vez más desvinculada de su Creador, y que por si sola, mediante movimientos internos, pretende que el inamovible depósito de la revelación apostólica se adapte a las corrientes del siglo, con el fin de contentar a todos. El que quiere contentar a todos no contenta a ninguno.

Ya no se paran en descalificar a los pobres curas, que mantienen como pueden su carga de trabajo y demandas, sino al mismo núcleo de la fe, tratando de adaptar sus corrientes al intemporal depósito de la fe. Afamados teólogos tratan de implantar sus teorías, y así van surgiendo cada vez con más fuerza, teologías de las más distintas procedencias y direcciones. Nada nuevo bajo el sol. (Eclesiastés 1:9)

.

Esto siempre es y ha sido una MATRIX, pero no virtual. Recuerdo que cuando en la película así titulada dice el héroe, Neo, que no ve bien, y el otro le responde que es por que no están acostumbrados sus ojos a mirar. Y es así que no podemos ver la esclavitud, la congoja, y las incertidumbres de la vida; solo hay una seguridad y esa es… la muerte.

.

Yo creo que la humanidad fue creada para ser un solo pueblo, bajo los auspicios de La Revelación, y ese era el objeto de la circuncisión para dedicar los órganos generadores de vida a la reproducción para Dios en tiempo de la ley.

En este tiempo de salvación se pide, y también se elevan, tanto las exigencias como el galardón. Se exige por parte de Cristo, morir al mundo, y por la otra se ofrece la resurrección, y morar junto a Jesús.

.

Nuestra tarea, consiste en perpetuar a Cristo en nosotros, y en la proclamación del Evangelio de la liberación del pecado; de la fe, y en la confianza en las facultades del hombre, debidamente inspiradas y regladas por el Espíritu, en paz, y en plena libertad. Si se hace también mercadería de esto, estamos fracasando todos; los oprimidos y los opresores.

.

Triste destino de una humanidad doliente, por la soberbia de despreciar la oferta de paz y felicidad de Dios, en orden, seguridad, y prosperidad. La tierra tiene para todos. Aquí viene al caso el poemilla de A. Machado:

.El hombre, a quien el hambre de la rapiña acucia, de ingénita malicia y natural astucia, formó la inteligencia y acaparó la tierra ¡y aún la verdad proclama! ¡supremo ardid de guerra!

Hace poco, se ha descubierto la posibilidad de usar el magnetismo de la tierra para crear energía ilimitada, de la misma manera que también se ha experimentado con gran éxito, el cultivo de dos meses de cereales en edificios preparados para ello, con lo cual una hectárea producirá cien veces más, etc. Ya vemos lo que ocurre con los coches eléctricos, la cyberciencia, y tantas otras invenciones más.

.

Y de momento ya se cierne sobre el Internet una censura que va más allá de la que se practica en China, y en general en los países con dictaduras, etc. Y es mucho más taimada. Esta amenaza es para que solo se pueda decir lo que conviene a los gobiernos, y a los verdaderos dueños de mundo, precursores del anticristo. Este es el estado permanente, de un mundo que desprecia a Dios y sufre, por su propio pecado, las consecuencias de ese fatal apartamiento.

.

Puedes matar en la guerra

Y en la fe, con antifaz,

En los dos casos es muerte

Lo que al prójimo le das.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *