Adviento – Preparándome para recibir a mi amigo Jesús – #Dinámica de grupo

Objetivo: Los niños y las niñas de kínder catequístico, sus papás y sus catequistas, se sienten motivados a preparar un lugar especial para recibir a Jesús en su hogar,  compartiendo con  todos la alegría de ser cristianos.

Ambientación del lugar

Colocar en un espacio visible a San José, la Virgen María, una cuna sin el Niño Dios y a un costado un letrero que diga “en mi centro de catequesis esperamos  a  un gran amigo: Jesús”, con una imagen que haga referencia al tiempo de Adviento, puede ser de la anunciación, de niños en espera de la navidad, de padres esperando la llegada de su hijo.

Material

Hojas de limonaria, esparrago o de alguna planta de la región, útil para hacer una corona, o bien cola de gato verde lo suficiente para elaborar una corona mediana.

3 velas moradas y una rosa.

Crayolas o colores  para pintar

                   Copias del anexo 1

Bienvenida

Bienvenidos niños al catecismo. Cada año, en la Iglesia recordamos con gran alegría la llegada de un ser muy especial, recordamos que Jesús se hace uno de nosotros,  y ¿saben por qué lo hizo? porque todos nosotros somos sus amigos y somos muy especiales para Él, por eso vamos a prepararnos,  ¿a ver quién quiere que su amigo Jesús venga a su corazón?

Después de escuchar las repuestas, hacer un breve comentario y se concluye este momento.

Canto

Mamá, papá

Hermano, hermanita

Dame la manita vamos a cantar. (2 veces)

Mi papá se llama así.

Mi mamá se llama asi

Yo tengo  mis hermanitos

Y me siento muy feliz.

Mamá, papá…

La familia que yo tengo

Me la dio mi papá Dios

Con ellos vivo contento

Con ellos yo tengo amor.

Mamá, papá.

Mi papa trabaja duro

mi mamá hace de comer,

que rica mi sopita

y mi agua tomare

Mamá, papá…

Mi hermana se va  a la escuela

Yo con ella voy también

Mi hermanita se queda en casa

Cuando venga jugare.

Mamá, papá…

Gracias doy por mi familia

Que me quiere, que me cuida

Rezare siempre por ella

Y feliz yo creceré.

Vamos a ponernos de pie para hacer nuestra oración y prepararnos para el catecismo del día de hoy. Nos agarramos de las manos.

Ya sea que el catequista lo lea con voz alta o bien, que los niños lo vayan repitiendo

Oración Inicial

Papá Dios, te damos gracias por un día más de vida y por todo lo que nos regalas todos los días.

Hoy, iniciamos nuestra preparación para esperar el nacimiento de un gran amigo, de un hermano, de tu hijo Jesús, por eso te pedimos que nos ayudes a estar más unidos con nuestros seres queridos, con nuestros papás y hermanos, para que cuando llegue este gran amigo nos vea contentos y felices, y se quede siempre con nosotros. Amén

Contemplamos desde la fe

Lc. 1, 26-31.38

Indicación.- Colocar el dibujo del anexo 1 o alguna imagen de la anunciación en un lugar visible.

Puede leerse la cita o bien el o la catequista puede explicárselos con sus propias palabras, pero con biblia en mano, recalcando que todo lo que dice se toma de la biblia, y así se les puede contar con algunas expresiones o gestos que hagan al pequeño interlocutor estar pendiente de lo que se dice.

Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María, llegó el ángel hasta ella y le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.” María quedó muy conmovida al oír estas palabras, y se preguntaba qué significaría tal saludo.

Pero el ángel le dijo: “No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Dijo María: “Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí tal como has dicho.” Después la dejó el ángel. Palabra del Señor.

Explicación

Como ya oímos, el ángel es quien se le aparece a la virgen María y le anuncia que Jesús está por nacer, ¿Cómo se llama este ángel? ¿Saben por qué el ángel le dice que Dios está muy contento con ella? Porque ha hallado gracia en ella, ya que sin duda alguna, la Virgen María era obediente y buena con todos, por eso el Señor no duda en confiarle a su Hijo, Jesús.

Confrontamos con la realidad

Cuando visitas a algún familiar, ¿cómo te gusta que te traten?, ¿qué es lo que más te gusta de ellos?

Lluvias de ideas

Reflexión

Indicación.- Se hace una pequeña síntesis de acuerdo a las respuestas de los interlocutores y se complementa con lo siguiente.

Cuando vas a ir a algún lado de visita, te sientes emocionado ¿no es así? Y la familia o tus abuelos te dan lo mejor, todos se portan muy bien contigo y con tu familia.

Pues ¡Qué emoción! Porque así se ha de sentir Jesús al pensar en venir a visitarte, ¿recuerdas que nos estamos preparando para recibirle? Ya va a venir Jesús, nuestro Dios.

María con gran alegría acepta ser la madre de Jesús y  se comienza a preparar;  en este tiempo de Adviento también va a venir a nuestros corazones, pero para ello, no basta con preparar nuestro corazoncito, como si fuera su cunita, ahora quiere ser parte de tu familia y de tu comunidad, por eso te pide que te prepares junto con los que amas, porque ese es el mejor regalo que puedes hacerle a Jesús en esta Navidad.

Para que en nuestra familia esta Navidad tengamos muy presente a Jesús que nació por que nos ama y nos trae la paz que necesitamos tenemos que vivir la fe, y ser familia de esperanza para los demás. También hay que compartir lo que hoy aprendimos con todos nuestros amiguitos de la colonia o vecindad cuando jugamos con ellos, a nuestros compañeritos en la escuela o por donde vayamos, porque esto no lo podemos guardar solo para nosotros, mientras más lo sepan y estén preparados, más contento estará Dios.

También vamos a hacer cosas que le agraden a Jesús y evitar aquellas que le desagradan. Algunos ejemplos de lo que podríamos hacer sería: portarse bien, obedecer a papá y mamá, no pelear, rezar antes de dormir, no decir malas palabras, participar con nuestros papás en la misa los domingos, etc.  Entre las cosas que debemos evitar hacer sería, mal contestar o gritarle a mamá o papá, pelear con los hermanitos o hermanos, quedarnos viendo tele,  llorar por que no nos compraron lo que quiríamos, ¿queda claro todo esto? ¿Están de acuerdo con lo que deben de hacer y lo que deben evitar? ¿Qué otra cosa propones que deberíamos hacer?

Preparándonos de esta forma y cumpliendo con estas enseñanzas, nuestro corazón queda dispuesto para recibir a Jesús y Dios estará contento con cada uno de nosotros.

Proponemos para avanzar

Indicación.- Se reparte a cada niño un dibujo del anexo 2, se les explica que lo van a ir coloreando por semanas y con ayuda de su familia, según se les vaya indicando, además les vamos a pedir que a quien le toque esa semana hará algo que le cueste mucho trabajo y se lo ofrecerá a Jesús.

Dividimos la corona en cuatro partes, se señala con lápiz, cada parte representa una semana del tiempo de Adviento, de tal manera que se pintará un cuarto y una vela de la siguiente manera:

La primera semana te tocará a ti comenzar a colorear nuestra corona de Adviento, pero recuerda solo la primera semana.

La segunda semana pídele  a tu mamá que lo pinte.

La tercera semana a tú papá.

La cuarta, lo pintará el hermanito más pequeño.

Entre todos lo van a decorar, en el centro ponemos una foto de tu familia. Si es posible lleva tu foto el día de la pastorela para que todos conozcan a tu familia que se prepara para la navidad.

Sugerencia: Se les motiva a sacarse una foto en familia con su corona, así entre todos los niños del grupo conocerán a la familia de sus compañeritos y los que no puedan sacar una foto, la dibujan pero debe estar toda la familia reunida.

Celebramos nuestra fe

El catequista elaborará la corona de Adviento con las hojas de limonaria y las velas. La puede hacer en el momento con ayuda de otro catequista o de los niños o bien llevarla ya lista.

Para finalizar la sesión vamos todos a ponernos de pie para encender la primera vela de nuestra corona.   (ver anexo 3)

Indicación.- Se coloca la corona alrededor de las imágenes de san José y María con la cuna vacía, o bien a un costado, y el o la catequista enciende la primera vela, pero también puede ser uno de los interlocutores elegidos al azar o alguno que sobresalga por su asistencia o participación, tomado de la mano del catequista para evitar accidentes. Todos damos un fuerte aplauso porque hemos iniciado la primera semana de Adviento. (Anexo 3)

Al final con la vela aún encendida hacemos un canto de Adviento como oración final o bien que él o la catequista busque una oración apropiada:

Canto: El Adviento santo

El Adviento santo

Ha llegado ya

De que Jesús viene

Nos da la señal

Mi amor te desea

También mi cariño

Ven niño Jesús

Ven pastor divino.

 

PRIMARIA CATEQUÍSTICA

CATEQUESIS 1° Y 2° “ESPERANDO A JESÚS CON MI COMUNIDAD”

Objetivo: Los niños  de 1° y 2° grado, junto con sus papás y catequistas viven el Adviento, como familia de esperanza por medio de reflexiones y actividades, para recibir al niño Jesús en un ambiente de paz y de alegría.

Ambientación del lugar

Ponemos la imagen de la anunciación y decoramos nuestro salón con algunas imágenes de personas que formen nuestra comunidad

Material

·         Imagen de La anunciación (Anexo 1).

·         Plastilina de varios colores.

·         Bases circulares (pueden ser de cartulina, papel, cartón o cualquier material).

·         Corona de Adviento (real o en imagen, Anexo 2).

Bienvenida

¡Hola niños!, que gusto, poder reunirnos otra vez en el catecismo; como saben, el tiempo de Adviento es muy bonito, porque con ello nos preparamos a vivir la Navidad, pero sobre todo, porque Dios nos regala una nueva oportunidad de valorar el gran acontecimiento de su venida en el tiempo, Él quiere que todos los hombres le conozcamos y nos preparemos, para poder encontrar muchos corazones disopuestos a recibirle.

Canto: Toda la tierra espera al Salvador

Toda la tierra espera al Salvador,

Y el surco abierto, a la obra del Señor;

Es el mundo que lucha por la libertad,

Reclama justicia y busca la verdad.

Dice el Profeta al pueblo de Israel:

“De madre virgen ya viene el Emmanuel”;

Será “Dios con nosotros”, hermano será,

Con Él la esperanza al mundo volverá.

Montes y valles habrá que preparar,

Nuevos caminos tendremos que trazar;

El Señor está cerca, hay que irlo a encontrar,

Y todas las puertas abrir de par en par.

En un pesebre, Jesús apareció,

Pero en el mundo es donde nace hoy;

Vive en nuestros hermanos, con ellos está,

Y vuelve de nuevo a darnos libertad.

Oración inicial

Te suplico, Señor, que envíes a tu hijo amado.

Cielos ábranse y dejen que baje su rocío.

Divino Niño Jesús, ven a nacer en mi corazón

Para desterrar de él al pecado y colocar tus virtudes.

Amén.

Contemplamos desde la Fe:

Lucas 1, 26-38

A continuación leemos la cita bíblica y comentamos a los niños las preguntas que se nos enumeran  para luego complementar con la reflexión.

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.

Y entrando, le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.” Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.”

María respondió al ángel: “¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?” El ángel le respondió: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios.Dijo María: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.” Y el ángel dejándola se fue. Palabra del Señor.

¿Qué dice el texto?

¿Cuál es el mensaje que nos da el texto?

¿Qué actitudes observamos de la Virgen María?

Indicación.- En esta cita es necesario resaltar la actitud de María que es el mejor ejemplo de espera por la llegada de su hijo. Algunas actitudes concretas son: humildad, servicio, amor y vigilancia.

Confrontamos con la realidad

Indicación.- Comenzaremos con algunas preguntas dirigidas a los niños para conocer lo que piensan.

¿Quién te lleva a la escuela?

¿Quién va por ti cuando terminan las clases?

¿Qué sientes cuando llegan a buscarte a la escuela?

Cuando llegas a tu casa ¿Ya está limpia, ya está lista la comida? ¿Cómo te sientes? 

Reflexión

Así como nosotros nos sentimos felices cuando nos reciben con amor al llegar a nuestra casa al igual el niño Jesús se siente feliz cuando lo reciben con un corazón limpio y alegre.

Por eso, así como nuestra familia prepara la casa cuando llegamos, nosotros debemos disponer nuestra casa, que es nuestro corazón, para cuando llegue Jesús.

El tiempo de Adviento es el tiempo de espera y preparación, para la llegada, para el nacimiento del Hijo de Dios. En este tiempo debemos prepararnos no solo de manera personal sino también en comunidad. Dando a conocer quien vendrá, y animando a la comunidad a una conversión permanente, a dejar que Jesús niño, transforme sus vidas.

La mejor manera de mostrar el amor de Dios en nosotros es dando un testimonio de vida, es decir, siendo buen ejemplo para otros niños, y demostrando la alegría de celebrar tan esperado momento, ¡El nacimiento de Jesús!

Cada año en el Adviento ponemos mucha atención en prepararnos para la llegada de Nuestro Señor Jesucristo en nuestros corazones,  para que nos encontremos limpios y podamos recibirlo con amor. Ustedes que están pequeñitos,  deben pensar en las cosas que hacen durante el día, escribir una lista de las buenas acciones que realizan y las que no son buenas, para ir cambiando estas últimas y ser mejores cada día, esto lo podemos hacer con ayuda de nuestros papás. (Mencionar algunos ejemplos).

Proponemos para avanzar

Indicación.- Se le reparte una hoja a cada niño dividida en cuatro partes, en cada una de ellas van a dibujar o escribir el nombre de una familia que viva cerca de su casa, por la que van a ofrecer su oración  y/o hacer una acción, comno por ejemplo: visitarla, llevar alguna despensa, rezar con ellos, explicarles que estamos en el tiempo de Adviento y como debemos vivirlo, ayudarla en alguna necesidad que tenga. Se recomienda que las actividades la realicen con su familia y también que la primera semana sea para que la realicen con su familia.

Los motivamos para hacer en familia la celebración de la corona de Adviento comunitaria y cada vez que pongamos un muñeco, oraremos por un miembro de nuestra comunidad. (Anexo 3, ver celebración de la corona de Adviento.)

Celebremos nuestra Fe

Indicación.- Conforme vamos diciendo la oración, ponemos las imágenes del anexo 3 al lado de las velas.

Oración final

Niños.- Dios Padre, creador del mundo, enséñanos a amar a tu hijo Jesús como tú nos amas y ayúdanos a vivir en comunidad. Amén

Niñas.- Amado Jesús, símbolo de amor de toda la humanidad, conforta nuestros corazones, para vivir una conversión permanente en comunidad. Amén..

Niños.- Santa María, Madre nuestra, enséñanos a ser servidores de Dios, viviendo su voluntad con alegría y en comunidad. Amén.

Niñas.- San José, enséñanos a obedecer y a aceptar la voluntad de Dios como tú mismo hiciste y vivir el Adviento en comunidad. Amén.

Oración final:

Amado Emmanuel que viniste a este mundo a enseñarnos la verdad y el camino a la vida eterna, te pedimos nos ayudes a cumplir la voluntad del Padre, dando amor a toda la comunidad para que haya armonía en el vivir de cada día. Amén.

 

CATEQUESIS 3° Y 4° “EN MI FAMILIA NOS PREPARAMOS PARA RECIBIR A JESUS CON AMOR”

Objetivo.- Los niños de 3° y 4° de primaria, sus familias y catequistas, por medio de las diferentes actividades propuestas se convierten en familias de esperanza para ellos mismos y para los demás, conscientes de ser constructores del Reino de Dios.

Ambientación del local

Imagen de Fano esperando a Jesús. (Anexo 4)

La siguiente frase que motivará las cuatro semanas de Adviento. Colocar la imagen de la familia,  anexo 5.

FRASE. “Familias constructoras del Reino, esperamos con alegría a Jesús, Ven Señor no Tardes”

Material

                Copias de los cantos para todos

                Corona de Adviento

Bienvenida

¡Bienvenidos!  Qué bueno que están aquí.

Como cada año, en esta época nos preparamos a vivir  el Adviento, tiempo propicio para prepararnos para recibir a Jesús en nuestro corazón.

Este año te proponemos una reflexión sobre la familia cristiana católica, que se convierte en constructora del Reino y así todos juntos nos preparemos a recibir con alegría a Jesús.

Canto: Ser comunidad

Ningún hombre nace por nacer.

Toda vida tiene un porque

Y hace falta un nido donde crezca la confianza

Y la vida se haga fuerte de verdad

Si alguien necesita  a los demás

No es solo por casualidad

Somos hijos de la vida

Que nació en una familia

Y nos llama a ser comunidad

Una casa un  corazón

Un lugar para el amor

Una puerta siempre abierta al Señor

Un camino para andar

Una gran comunidad

La familia bien unida aquí esta

Nadie es igual a los demás

Ser distintos vale mucho más

Porque somos diferentes

Nos necesitamos siempre

La riqueza está en la variedad

Para ser felices vale más

Perdonar que siempre criticar

No construye quien divide

Ni ayuda  quien murmura

La verdad es amiga de la paz

Una casa un  corazón

Un lugar para el amor

Una puerta siempre abierta al Señor

Un camino para andar

Una gran comunidad

La familia bien unida aquí esta

Si el odio nos quiere destruir

Con amor debemos competir

No cerremos nuestra puerta al que esta solo

Y  seamos familia para los demás

Iglesia del Señor.

Oración inicial

Oración de la Familia en Tiempo de Adviento

Padre bueno, que enviaste a tu Hijo Jesús al mundo para revelarnos tu amor infinito: concédenos la alegría de preparar nuestro corazón para el nacimiento del Salvador. Queremos que nuestro mejor regalo sea aguardarle con la humildad y el amor de María y la confianza de José.

Bendice a nuestra familia en este tiempo de espera y ayúdanos a que en nuestro hogar el amor, la unidad y la alegría sean nuestra mejor ofrenda y así Tú seas verdaderamente el centro y el gozo de esta fiesta. Amén.

Contemplamos desde la fe

Mateo 1, 18-25

Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José  y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.  Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo.   Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús,   porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados”.   Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta: La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrá el nombre de Emmanuel, que traducido significa: “Dios con nosotros”.

Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa,  y sin que hubieran hecho vida en común, ella dio a luz un hijo, y él le puso el nombre de Jesús.  Palabra  del Señor.

Indicación.- Pedirles a los niños que respondan las siguientes preguntas.  (Vamos a utilizar los muñecos del anexo 5). Formamos equipos según el número de participantes, se les dará unas papeletas donde tendrán las preguntas, quien conteste correctamente pondrá el muñeco que le corresponde.  Y el equipo que forme primero la familia gana. Tener con anticipación  cinco juegos de muñecos o según los equipos que se forme y la casa  grande de manera que se pueda ver. Para que sea más divertido, los muñecos pueden estar de un extremo del salón y la casa en el otro  extremo de manera que tengan que correr para traer el muñeco correspondiente.

1.- ¿Los papás de Jesús son? Se pone el muñeco de la mamá

2.- ¿Por obra de quién se embaraza María? Se pone el muñeco del papá

3.- ¿Cómo se va  a llamar el niño que va  a nacer? Se pone el muñeco del niño

4.- ¿Qué significa Emmanuel? Se pone el muñeco de la niña

Confrontamos con la realidad

Según el texto reflexionado, completa el cuadro escribiendo algo positivo sobre la familia de Nazaret.

Según las características que escribiste, recuerda algunas actitudes positivas que se viven en tu familia, por ejemplo la preocupación de tus papás de que asistas al catecismo.

Compartimos nuestro cuadro de actitudes familiares. (anexo 6)

Reflexión

“La familia, es una comunidad que busca vivir según el Evangelio, que vibra con la Iglesia, que reza, que ama” (Familiaris Consortio # 17)

Esta frase es muy hermosa, porque en nuestra familia, a pesar de las dificultades y diferencias existe un lazo muy especial que nos une, el amor. Ese amor un reflejo del Amor de Dios.

Sugerencia.- Darles un espejo, que vean, la imagen que está del otro lado, Dios que es amor, se refleja como en un espejo en nosotros.

La familia es constructora del Reino de Dios, ¿sabes por qué es constructora?

Es constructora porque acepta  participar  del Plan de Salvación de Dios desde la misma comunidad  a la que pertence para lograr edificar una comunidad de amor y esperanza,  donde cada uno de sus miembros colabore en la obra de Salvación.

La familia es escuela doméstica donde aprendemos, nos formamos, crecemos y compartimos nuestra fe y nuestros valores. Por ello y para poder cumplir mejor nuestra misión cada familia debe vivir con las siguientes características:

1.-ORACIÓN.  Cada uno de los miembros de nuestra familia, tiene que ser gente de oración. La oración tiene que ser indispensable en nuestra vida cotidiana y por supuesto esto es responsabilidad de los papás, ya que de ellos aprenden los hijos a comunicarse con Dios.

2.- LA FE. Así como papá y mamá se preocupan porque no les falte lo necesario para crecer físicamente,  son ellos los primeros responsables de que crezcan en la fe, velando para que cada día vayan aprendiendo a vivir como auténticos cristianos. Los catequistas somos colaboradores en esta tarea.

3.-EL TESTIMONIO. Conocer nuestra fe, no es solo cumplir por cumplir, sino que esto que conocemos, tenemos que llevarlo a la práctica y es en las familias el primer lugar donde debemos de dar  testimonio de nuestro ser de cristianos.

Existen muchas familias que nos dan esperanza, que viven su vida cristiana no solo en Adviento, sino que toda su vida tratan de dar testimonio a sus hijos, de confianza, de caridad, del amor, del respeto que se debe vivir en cada una de las familias, pero existe en ellas un secreto, en todas ellas Jesús tiene un lugar especial.

Somos familias de esperanza cuando…

1.- Respetamos al otro, lo tomamos en cuenta. En una familia todos somos importantes.

2.- Nos interesamos por los demás y ayudamos a quien más lo necesita.

3.- Tenemos la seguridad  de que a pesar de los problemas, económicos, la muerte de algún ser querido, etc. Dios nos ayudará a sobrellevarlos y salir adelante porque Él vive entre nosotros.

4.- Llevamos alegría y esperanza, a toda la familia.

5.- Hablamos de Jesús a los demás.

6- Oramos en familia por nuestras necesidades y las necesidades de los demás.

Como Iglesia se nos invita a vivir el Adviento, pero no lo hagas solo, invita a tu familia, a recorrer juntos este camino.

Proponemos para avanzar

¿Te acuerdas que cada año te pedimos que hagas un compromiso, y ofreces algo para prepararte a vivir la navidad?

En esta ocasión te vamos a pedir que comencemos a vivir el dinamismo de familia evangelizada y evangelizadora, por eso te proponemos que esta actividad la elabores con tu familia, invítala a que juntos vivamos este tiempo de preparación.

Escribe tu propuesta en el cuadro del anexo 6

Nota. El compromiso de esta clase, es que los niños inviten a sus papas.

Celebramos nuestra fe

Indicación.- Ponemos al centro la corona de Adviento, hoy se enciende la primera vela; mientras  tanto escuchamos con atención el himno de las familias. Leer la oración de la primera semana anexo 3.

RESPONDEMOS: “Bendice nuestras familias, para que seamos familias de esperanza.

Estrofa 1.-  Con  mi familia quiero prepararme escuchando tu palabra y poniéndola en práctica.

Estrofa 2.- Bendice mi familia y que estemos en paz con nuestros hermanos amándonos como Tú quieres.

Estrofa 3.- Que  participemos de la Eucaristía  en familia.

Estrofa 4.- Que seamos buenos cristianos e invitemos a aquellos que se han alejado.

Estrofa 5.- Que sepamos perdonar a los que nos han ofendido y pedir perdón a los que hemos ofendido.

ORACION. Gracias Padre porque nos permites vivir en este tiempo de Adviento y en toda nuestra vida, en esa constante preparación para que cuando nos encontremos frente a Ti en tu Reino, puedas invitarnos a participar del cielo que nos tienes prometido. AMEN.

Al finalizar cantamos. VEN,  VEN SEÑOR NO TARDES….

 

CATEQUESIS 5° Y 6° “COMO AMIGOS DE JESÚS COMPARTIMOS Y AYUDAMOS A LOS DEMÁS”

Objetivo: los niños de 5° y 6°, sus papás y catequistas, se preparan  a vivir el Adviento como familias misioneras por medio de la caridad  y la ayuda al prójimo,  como un cambio de actitud en sus vidas para ser mejores cristianos.

Ambientación del lugar

En el centro del lugar se dispone de un altar, en él se colocará un crucifijo, una imagen de la anunciación, la Sagrada Escritura.

Material

- Mesa pequeña

- Mantel Blanco

- Crucifijo

- Imagen de la Anunciación

- Sagrada Escritura

- Imágenes de San Juan Bautista  (copias del anexo 1)

- Tarjetas con las obras de misericordia

Bienvenida

El catequista le reparte a cada niño una estampa de San Juan Bautista, (anexo 7) al tiempo que lo saluda por su nombre y le da la bienvenida a la sesión.

¡Buenas tardes a todos! Sean bienvenidos a nuestra reflexión sobre el tiempo de Adviento, en el que somos animados a ser mejores, renovando nuestro interior, abriendo nuestro corazón y nuestras manos para compartir lo mejor que tenemos con los demás.

Canto

Somos, somos los amigos,

Los amigos de Jesús (4 veces)

Sabemos que en este mundo nuestro

Nos hace mucha falta vivir en el amor

Por eso queremos todos juntos

Hacer que en todo, todo siempre viva Jesús.

Somos, somos…

Con Jesús y con María

Y con Teresa y con Enrique

Decimos que sí, sí, sí, sí.

Yo quiero ser tu amigo

Y cada día hablar contigo

Yo quiero ser  tu amigo

Yo quiero parecerme  a ti.

Formamos parte de la iglesia

De una familia que se le mete a (falta completar)

Queremos ponernos al servicio

Queremos ser apóstol, apóstol de Jesús.

Oración inicial

Indicación.- Se anima a los niños a entrar en comunicación con Dios Trino y Uno, poniéndose todos en silencio para escuchar atentos y responder la oración, que proclama el catequista:

Despierta en nosotros, Padre todopoderoso, el deseo de prepararnos adecuadamente para la venida de Jesucristo, Hijo tuyo y hermano nuestro, con la práctica de las obras de misericordia, para que, puestos a su derecha el día del juicio, podamos entrar al Reino de los Cielos. Te lo pedimos  por Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la Unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Contemplamos desde la fe

Lucas 3, 10-18. Con la ayuda de dos niños proclamamos el evangelio.

Niño 1.- 3,10 Y la gente le preguntaba, diciendo: Entonces, ¿qué haremos?

Niño 2.-3,11 Y respondiendo, les dijo: El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo.

Niño 1.- 3,12 Vinieron también unos publicanos para ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ¿qué haremos?

Niño 2.- 3,13 El les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado.

Niño 1.- 3,14 También le preguntaron unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo:

Niño 2.- No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario.

Niño 1.- 3,15 Como el pueblo estaba en expectativa, preguntándose todos en sus corazones si acaso Juan sería el Cristo,

Niño 1.- 3,16 respondió Juan, diciendo a todos:

Niño 2.- Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

Niño 1.- 3,17 Su aventador está en su mano, y limpiará su era, y recogerá el trigo en su granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.

Niño 2.-3,18 Con estas y otras muchas exhortaciones anunciaba las buenas nuevas al pueblo. Palabra del Señor.

En pequeños grupos, respondemos las siguientes preguntas.

¿Cuáles son los personajes que aparecen en el relato?

¿Qué actitudes pide Juan el Bautista a las personas?

¿Cuál era la motivación principal de la actividad de Juan?

Juan el Bautista es uno de los personajes, junto con el profeta Isaías y María Santísima que nos ayudan a vivir mejor el Adviento, a transformar nuestra vida y a reforzar los valores que nos han transmitido y hemos recibido, por ejemplo: velando por las necesidades de los demás, y apoyándolos en las mismas.

Confrontamos con la realidad

Indicación.- El catequista, ya sea en el pizarrón, en una cartulina o en algún otro material adecuado, animará a los niños a poner una actitud propia que debemos vivir para ser buenos cristianos. Al final, se comparten las respuestas.

Reflexión

El Evangelio en la lectura que compartimos, nos pide un cambio de vida. Como cristianos no basta con ocuparnos de nuestras necesidades, es necesario pensar en los demás.  La caridad va más allá de darle al que menos tiene, también hay que procurar no quitarle las cosas al prójimo.

En estos días, especialmente en nuestra familia, estamos llamados más que nunca a vivir como amigos y discípulos de Jesús. En sus casas, ¿qué actitudes como las que escribieron, viven en sus familias?

Mencionar también las actitudes que escribieron.

El Adviento, es el tiempo propicio en que la Iglesia nos anima a revisar lo que hacemos cada día, conservar lo que nos acerca a Dios y cambiar lo que no, dejando atrás nuestras malas conductas y hábitos. Los verdaderos discípulos de Jesús, como sus amigos, tratan de seguir sus enseñanzas por ejemplo: compartiendo lo que tenemos, respetando las propiedades ajenas, cumpliendo los mandamientos y practicando y viviendo los sacramentos.

En el Adviento, los cristianos no podemos quedarnos quietos, hay que escuchar el llamado de Dios a la caridad y responder ante las necesidades de los demás. Es por eso, que debemos tener presente, que es parte de nuestra tarea como familia estar atentos y ayudar a nuestro prójimo en cualquier oportunidad.

Proponemos para avanzar

En este momento, el catequista reparte entre los niños tarjetitas con las obras de misericordia tanto corporales como espirituales, una por tarjeta. El niño no debe voltear la tarjetita hasta que se le indique, mencionando en voz alta la obra que le tocó, señalando si es referente a las necesidades materiales o espirituales.

Variante: Aquí puede entregarse una estrella de cartulina o de cualquier otro material, en el que los niños escriban las obras a las que se comprometerán. Hay que motivarlos a que las coloquen en un lugar visible de su casa, no solo para ellos, sino también, para los otros miembros de la familia. (Motivar a que cada miembro de la familia haga su estrella propia y su compromiso) ¿Cuáles de estas obras estamos dispuestos a realizar este Adviento?

Celebramos nuestra fe

El día de hoy, hemos compartido la importancia de revisar lo que hacemos día a día y de cambiar lo necesario para ser mejores personas, para preocuparnos más y de manera activa, por quienes comparten con nosotros esta aventura que llamamos vida.

En este momento nos disponemos a pedirle a Dios que nos de la fuerza y el valor necesario para cambiar y para ayudar a los demás en sus necesidades. A cada invocación respondemos: Te lo pedimos, Señor.

Por la Iglesia, para que en este tiempo de Adviento renueve su opción por los más necesitados, fiel al ejemplo de Cristo.Oremos.

Por nuestras familias, para que como iglesias domésticas, perseveremos en la caridad, tanto en casa como con los demás.Oremos.

Por cada uno de nosotros, para que nunca se apague la llama del amor que Dios ha puesto en nuestro corazones. Oremos.

Padre bueno y todopoderoso, derrama en nosotros tu Espíritu de amor para que, llenos de esperanza, salgamos a compartir con los demás los frutos de esta sesión. Amén.

 

CATEQUESIS PRIMERA COMUNIÓN “JESUS VEN PRONTO A MI CORAZON”

Objetivo. Los niños y niñas de la Arquidiócesis de Yucatán que asisten a la catequesis de Primera Comunión, junto con sus papás y catequistas, se preparan a vivir el Adviento por medio de actitudes concretas en su comunidad  que   ayudarán a los niños y niñas a continuar su preparación para su primera comunión.

Ambientación del local

Para el local o lugar donde se imparte, colocar globos de color morado  decorando a su gusto, música ambiental de Adviento, póster o murales con imágenes y/o con frases que orienten claramente a la esperanza cristiana o mensajes del Adviento. Ejemplo:

“Dios nos invita a la conversión, a que abandonemos el mal camino y le sigamos”,

“Cambia de vida”, etc.

Material

La oración inicial y final en copias para los niños,

Biblia, tijeras,  hojas en blanco para realizar el mapa mental

Tarjetitas con las frases, colores y accesorios para realizar coronas en cartulina.

Globos de color morado.

Bienvenida

Bienvenidos niños, iniciaremos el próximo domingo un nuevo año litúrgico, en esta ocasión será el ciclo B, en el cual estaremos reflexionando los textos del evangelista san Marcos.  Todo año litúrgico inicia con el Adviento. Aunque el tiempo de Adviento dura cuatro semanas, en las tres siguientes sesiones que tendremos, nos iremos preparando para recibir la Navidad y sobre todo, el nacimiento del niño Dios en nuestro corazón.

Canto: Alegría de esperar

Alegría de esperar

Que está muy cercano el día

De la carne de una virgen

Amanecerá  Señor (2 veces)

Nos va brotar un renuevo

Que hará florecer la tierra

Encuentran dolor y gracia

Del Señor, del Señor Jesús

Alegría….

Amanecerá tu luz y romperá las tinieblas

Danos tu claridad

Ven Señor, ven Señor Jesús.

Alegría…

Cuidaremos el camino

Para cuando tu vengas

Vestido de nuestra carne

Ven Señor, ven Señor Jesús.

Alegría de esperar….

Oración inicial

Indicación.- Se reparte a los niños copia de la oración. Reunidos todos en círculo, leemos según como este indicado.

Niñas: Ven ya, tan esperado Jesús.  Despierta en mí la humildad ante la sabiduría y el poder de tu Padre y Padre nuestro.

Niños: Ven ya, tan esperado Jesús.  Despierta en mí un hambre por la Paz; paz en el mundo, paz en mi país, paz en mí.

Niñas: Ven, tan esperado Jesús.  Despierta en mí el gozo sensible de la alegría.  Que busque hacer la voluntad del Padre para que pueda servir con alegría y amor.

Niños: Ven ya, tan esperado Jesús.  Despierta en mí el gozo y el amor, el compromiso de llevar tu Palabra a todos cuantos me rodean.

Todos: Te agradezco Señor, por la vida que me regalas. Aumenta en mí el deseo de crecer en este Adviento junto con mi familia y concédeme poder cumplir mis propósitos. AMEN

Contemplamos desde la fe

 

http://sedecyucatan.com/news/subsidio_adviento/2011-11-19-51

Leave a Reply